bar, cervecería, comida internacional, hamburguesas

ROCK AND BLUES CAFÉ: Sencillo y contundente

Los fuegos siempre son bienvenidos en cuanto a la transformación de sabores. Como una alquimia reveladora, los ahumados y la parrilla (al carbón, leña, chips de cortezas, etc.), logran modificar proteínas e internalizarse en cualquier alimento impregnándole identidad, potencia y claro que un estado de conservación superior (en el caso del ahumado).

La música, en especial el rock, también tiene la virtud y capacidad de alterar, gracias a su alquimia sensorial, conciencias y estados de ánimo, y así como la parrilla y su producto ahumado final, provocan alteraciones químicas en la gente.

En los comensales, buenos sabores, fuertes y potentes, combinados con rock clásico y sin tiempo dan como resultado una plena satisfacción en la experiencia culinaria.

Y esto sucede plenamente en un café que no es café pues Rock and Blues Café pese a su mote es un híbrido, también alquímico en su función de ofrecer poderosas hamburguesas a la leña a la par de música roquera en su breve recinto campechano, pero lleno de comodidad auditivo-gastronómica. ¿Es un bar, es una casa de hamburguesas, es un pub?

La breve carta (que es un volante conciso) ofrece además deliciosas papas rústicas, de lo mejor que se pueda encontrar en el ambiente hamburguesero, normales, tuneadas con cheddar y también cheddar y panceta (para dos). Bebidas típicas: gaseosas, tragos y cervezas varias, pero los hits del lugar son sus 5 burgers a las brasas: todas con un sabor ahumado y parrillero impresionante, único, y de sabores distintivos. Un producto muy distinto a todos los demás. Las que probamos nosotros fueron la Bacon Crush: carne, cheddar, panceta, cebollas asadas, papas crocante y alioli; la Bacon Burger: carne, chédar, panceta, cebolla y alioli, y también degustamos la Rock and Cheese, simplemente carne, cheddar y alioli, simple pero contundente y revelador. Todas de primer nivel, con gramaje y punto excelente y un sabor superior. Todas con un buen pan que acompaña perfectamente y puede ser simples o dobles (100 g cada medallón) y el combo incluye papas fritas solas o especiadas (ajo y orégano). El alioli casero es magistral. Completan el acotado plantel: la Rock and Classic con lechuga y tomate, y la Caraqueña con palta y salsa de ajo como ingredientes estrella. Para qué más, para qué embarullarse, si con estas 5 se hace mucho ruido, mucho rock and roll.

Lo precios son acordes y menores que la media, cuentan con delivery.

Con una atención buena, hay que pedir en la caja primero y luego sentarse en mesas cerveceras bajas, apreciando un decorado en madera de pallets reciclados, luces pendiendo de cuerdas, guitarras pegadas a las paredes y banderas mundiales que cuelgan dando matices de color. Un pequeño espacio que es poblado por música: Nirvana, Pearl Jam, Stone Temple Pilots y el gran olor ahumado roquero que sacude el ambiente. Altamente recomendable, sencillo y contundente.

****

Rock and Blues Café

Mariano Acha 2559 (Villa Urquiza)

CABA.

bar, cervecería, coctelería, hamburguesas, Uncategorized

LA ESQUINA: de la Burger roquera

IMG_20190214_165204237

¿Bar?

Una ochava entera donde se susurra música deleitable, conocida. Pintada de negro. Adentro, sillas de metal coloridas, colorinche. Etiquetas, pegatinas de todo tipo, que recuerdan que el hardcore estuvo haciendo fuerza en los noventas y que el punk siguió viviendo.

IMG_20190214_162217021_BURST000_COVER_TOPIMG_20190214_162058838IMG_20190214_161955349IMG_20190214_161812101

Lo multifacético del lugar tiene tiempo para plantas que cuelgan como junglas y dan vida a un ambiente rockero de cemento, cervezas y hamburguesas. Pero no es una cervecería ni una hamburguesería, aunque se codee con ello. Si bien en su carta hay una jugosa oferta de burgers carnívoras y veggies con originales toppings, panchos tuneados y papas inundadas de ingredientes, el lugar nos recibe con música alta pero plausible, con estímulos sensoriales que nos retrotraen (a los más jovatos al menos) a las noches de Cemento y Die Schule, al rock y la bebida, a lo oscuro y por qué no, a lo prohibido. ¿Qué hay en esos antros que atrapa a la gente? La Esquina, sin llegar a tener esa opacidad y misterio, cumple completamente con la semejanza, como stopeada en el tiempo, como sumida en formol, con la premisa roquera y lugar de encuentro y relajo (para amigos, parejas, y solitarios y sus remembranzas), de noctambulaje etéreo sin tiempo y ¿de pecado?

Claro que hay pecado con un buen menú de hamburguesas con misteriosos y originales ingredientes (que llaman, que atraen y nos dejan dudando por cuál decidirnos) de estos edificios de carne y acompañamientos gourmet: fontina, provolone, ananá, coleslaw, sirachas, aderezos maleables, todos están invitados.

Y desde que fuimos las primeras veces (el ambiente no cambia, la atención es buena), desde aquellas Cheese Burgers ricas, de buen gramaje y abundantes pesajes, pero con demasiado mostakechup embadurnando el todo, pero dejando denotar un buen producto, hasta las novedosas burgers más contundentes (un medallón alto) que recientemente probamos. La denominada “La Esquina”, con el coleslaw que lo dice todo, acidez, cremosidad, frescor; el fontina de calidad, rico, y más rico, panceta y el crispy de la cebolla que acierta la crocancia, la carne en su punto irrumpe en la boca como una llamarada de sabor. Muy bien casi 10, felicitado (originalísima). Y “La King”, clásica, con lechuga, tomate (rodajones demasiado grandes), panceta, pepino, cheddar, cebolla fresca, mayo y kétchup, cumplidora (emula a un Whopper pero bien hecho, caserito y logrado).

IMG_20180708_204113976_LLIMG_20180708_204255337_LLIMG_20190214_162809440IMG_20190214_162812927IMG_20190214_163223010IMG_20190214_163023029

¿Las papas? Rústicas y de buena faena, acompañan bien sin ser de alto octanaje.

Hay buena birra, ofrecen media pinta (¡¡¡al fin alguien!!!) y con precios acordes. Tragos clásicos de bar de antes (noventas también). Gaseosas y aguas.

Ensaladas por las dudas y lo mejor de todo es el precio: Burger con papas y bebida sin alcohol $250, con birra $300. No abunda esta oferta por algo bien hecho y de calidad. Un bar (porque en definitiva es un bar) que cumple, sin ser su función la de competir con las grandes hamburgueserías, pero juega bien en un ambiente distinto y descontracturado.

IMG_20190214_162129317

Creemos que hay que darle oportunidades a las cocinas que están fuera de los circuitos clásicos y de moda. Hay otra luz, otros terrenos como La Esquina, rockeros, que remembran no solo las hamburguesas clásicas y las gourmets reversionadas sino también un pasado melancólico, pero orgullosamente actualizado.

 

****

La Esquina

Gorriti 5608 (Palermo)

CABA,

logo

cervecería, hamburguesas, Uncategorized

SAINT BURGER: ¡santa hamburguesa Batman!

IMG_20180414_143316005

Un antro cervecero. Música de rock al palo. Salón enorme, arquetipo galpón, con el contraste de claras referencias bíblicas en su decoración (un contrapunto). Mesas y sillas cafetineras. Mesas altas y hasta comunitarias. Bancos largos en madera y hierro. Barriles de cerveza a la vista que se fusionan con el entorno. Barras y más barras, mesas en la calle, ladrillos a la vista, anaqueles con licores, rock y mucho. Luz tenue, son las dos de la tarde, pero es tan de noche. Mucho más rock…

IMG_20180414_134236993IMG_20180414_134418559IMG-20180502-WA0006[1]IMG-20180502-WA0007IMG-20180502-WA0010

La atención es muy correcta. El servicio es por sistema de ticket en la caja y te avisan que el pedido está listo con un tablero enorme donde aparece tu número sagrado y se retira en la barra de la cocina. La carta es una tabla como si de mandamientos se tratase. Hamburguesas bíblicas, ensaladas pecaminosas, snacks y sándwiches crucificados. Aderezos típicos en mesas. Cervezas, pomeladas, limonada (acidísima y rica), gaseosas, aguas, tragos, café y por qué no más cervezas. Precios más que adecuados. Aceptan tarjetas.

IMG_20180414_134259056IMG-20180502-WA0002IMG_20180414_133916823

Las burgers pueden venir acompañadas con unas cristianas papas fritas estilo rústico en una buena cantidad por precios módicos.

El pan es tipo industrial, de buen sabor. Correcto.

La carne, 160 gramos, punto excepcional, poco condimentada, con un muy rico sabor parrillero. Un tanto pequeña. Una Cheese Burger muy digna, sabrosa. Queso cheddar de calidad.

IMG_20180414_135305179IMG-20180502-WA0008IMG_20180414_135607802_LLIMG_20180414_134003004

Gratamente sorprendidos, por esta gran hamburguesa rockera, donde si buscas un ambiente oscuro, de bar, descontracturado y caótico, con buena música, este es el lugar. Ah, y la hamburguesa, sin ser top pero casi, es muy buena. De las hamburgueserías más originales por sello propio, así es Saint Burger.

 

****

Saint Burger

Av. de Mayo 852 (Monserrat)

CABA.

logo