bar, cervecería, coctelería, comida internacional, hamburguesas, Uncategorized

THE FOOD TRUCK STORE: una de las mejores del barrio

IMG_20180922_115031165

Un food truck dentro de un restaurant, un galpón bien reciclado, un gran patio, cerveza, paninis preliminares y la apuesta fuerte con hamburguesas de diseño. Eso es The Food Truck Store.

Chapas, ladrillos, caños que circulan a través de las paredes terminando en luces. Todo industrialoide, muy bien armado. Hasta un rústico escenario parece vislumbrarse al fondo y arriba del gran local.

IMG_20180922_115015116IMG_20180922_115018486IMG_20180922_115020987IMG_20180922_115025970IMG_20180922_115040652

El food truck arranca en su alargada estructura con la caja y la cocina detrás de un armazón, a modo de truck verdadero. La gran carta choca con los ojos y aparecen las elecciones: paninis, hot dogs, papas fritas varias, cafetería y 11 burgers solas o en combos, más 3 homenajes (hay algunos más que se “deben” ir adivinando en qué día se dispensan, son solo 30 las que se manufacturan).

Frente a la cocina, un apartado-barra para tragos y 5 canillas de cervezas, y más allá, el salón amplio, alto y poblado de mesas de madera y sillas coloridas, mesas más elongadas y junto, a la derecha, un patio al aire libre muy acogedor.

Las luces, irregulares luces que cuelgan, macetas, semáforos, carteles escritos en tiza con leyendas: “La Emily”, “la mejor de Recoleta”, “las papas más ricas” etc. Cartelillos en madera, en chapa, con nombres de calles recoleteras desperdigados por las paredes (negras, oscuridad de medio día), piso de adoquines emulando una calle. Un hermoso caos ordenado.

IMG_20180922_115445943IMG_20180922_115158692

En resumen, un lindo lugar con acertada onda cerveceril, relajado, buena música… pero ¿y las hamburguesas tan en auge, tan renombradas desde hace unos 3 meses?

Pedimos 2 de los 3 homenajes que había ese sábado a las 12 hs. La famosa Emily (homónima de la pizzería neoyorquina) y la Smoke (tributo a Shake Shack). La primera venía en un gran tamaño de pan de pretzel (un formato de pan que antes de hornearse se hierve unos instantes en agua con soda cáustica), el cual nos resultó un tanto seco. Los dos pattys vienen con abundante cebolla correctamente caramelizada, un queso perdido en el espacio que abarca todo el montón de la gustosa y picosa salsa Emily (bastante picosa). El conjunto resulta rico, pero nada de panaceas ni descubrimientos “epopéyicos” para el paladar. Algunos dicen que la recreación es bastante acertada y lo aplaudimos, y aunque no es una hamburguesa que pique bien en punta, aprueba totalmente.

IMG_20180922_120539830IMG_20180922_120606061IMG_20180922_120859966

Por otro lado, en el caso de la Smoke sale con pan de papa (un poco más fresco que el anterior) el cual debemos dejar en claro que le da cierta textura, pero la papa no aporta sabor en estos panes (en panes de papa en general), lo encontramos adecuado y soportaba bien al monopatty, el cheedar abundante, la correcta panceta, los morrones asados y la salsa shake que agregaba humedad. Una burger clásica, que, si nos guiamos por el nombre, poco sabor ahumado encontramos; solo una hamburguesa con queso rica y muy bien hecha. Productos buenos, buena textura de carne, excelente punto de cocción.

IMG_20180922_120636370IMG_20180922_120623635IMG_20180922_120641764

Las papas bastante bien, pero algunas se aunaban en un racimo de varias de ellas y a medida que perdían calor se tornaban un tanto duras. Pese a la forma original ondulada, podrían mejorar bastante.

IMG_20180922_120657369IMG_20180922_115042884

Con todo, nos pareció un lugar digno para probar hamburguesas; se nota el esfuerzo de superarse en sus recetas, la calidad de materia prima y originalidad en ofrecer paninis y burgers (se la juegan como casi ninguno en los homenajes). Habría que confirmar la premisa de la mejor del barrio pues tiene otros grandes rivales con productos audaces y sabrosos. Un bar temático, canchero, con buena comida (hay que probar otras cosas del menú). Si están por la zona podrían ir a testear a una de las mejores burgers del barrio (¿la mejor?).

 

****

The Food Truck Store PANINI

Av. Callao 2092 (Recoleta)

CABA.

logo

café, comida internacional, pastelería, Uncategorized

RONDÓ: de Guatemala a Guatemejor

IMG-20180823-WA0040

Café de Guatemala

Guatemala es un pequeño país de 108.890 kilómetros cuadrados el cual produce uno de los mejores cafés del mundo. Allí se originan increíbles variedades, con sus distintos climas y alturas, se puede cultivar buen café en casi todas las regiones del país. Los cafés guatemaltecos ofrecen una taza limpia, con un buen cuerpo y con diversos grados de acidez.

El café fue introducido en la región por los Jesuitas en el siglo XVIII e inmigrantes alemanes ayudaron a su desarrollo hacia mediados del siglo XIX.

Según Anacafé, actualmente Guatemala produce un 60% más de café que hace 30 años. Con una cosecha de 3,8 millones de sacos de 60 kilos en 2016, posicionándose en el segundo mayor productor de América Central. Hay más de 125.000 productores de café guatemaltecos distribuidos en 20 departamentos, con un total de 305.000 hectáreas de fincas cafeteras. El 30% de la población está dedicada a la industria del café.

Hay 8 regiones diferentes de cultivo, con más de 300 microclimas (aportados por volcanes, lagos, océanos, lluvias, etc.). Las precipitaciones varían de 800 a 5.000 mm/año, pero todo el país tiene una estación de lluvias bien definida. Además, una cadena de 34 volcanes recorre el país, paralela al Pacífico.

La altitud varía entre 1,300 y 2,000 m.s.n.m.

Regiones

Acatenango 

Situado en el sur, el café de Acatenango es conocido por su fragante aroma, cuerpo balanceado y un final limpio y persistente. Se cultiva bajo sombra en 1.300 a 2.000 m., y se beneficia de un suelo volcánico, arenoso y rico en minerales y una precipitación anual de 1.800 a 2.000 mm. La cosecha dura de diciembre a marzo.

Antigua

Antigua, que se encuentra cerca de Acatenango, es conocida por su café dulce, aromático y balanceado. Notas chocolatosas y de caramelo. Está rodeado por tres volcanes: Fuego, Agua y Acatenango, que generan un suelo nutritivo y que retiene humedad. Esto ayuda a compensar la baja precipitación de la región (800-1.200 mm. por año). Las fincas suelen tener entre 1.500 y 1.700 m., y la cosecha es de febrero a marzo.

Atitlán

El café de aquí es conocido por su cuerpo, aroma y acidez cítrica. Se cultiva en las montañas que rodean el lago de Atitlán, entre 1,500 y 2,000 m. El lago crea vientos fríos y suelo húmedo, mientras que la región tiene 1.600 a 2.000 mm. de lluvia al año. La cosecha es de diciembre a marzo.

Cobán

Un poco al norte del centro de Guatemala, está Cobán, un área marcada por intensas lluvias. Con 3.000 a 4.000 mm. de lluvia al año, secar el café es un desafío y muchos productores optan por utilizar secadoras mecánicas. El café, que se cultiva de 1.300 a 1.500 m., por lo general tiene distintas notas de fruta fresca, un cuerpo bien balanceado y un aroma agradable. La temporada de cosecha es de diciembre a marzo.

Fraijanes 

El café de Fraijanes es conocido por su acidez brillante y persistente y su cuerpo bien definido. El volcán más activo de Guatemala, el volcán Pacaya, crea un suelo rico en minerales, y la región tiene de 1,200 a 1,800 mm. de lluvia cada año. El café se cultiva entre 1.400 y 1.800 m., con un período de cosecha de diciembre a febrero.

Huehuetenango

Huehue, también conocido como Huehuetenango, produce cafés con una acidez intensa, un gran cuerpo y notas vinosas. Está en la frontera con México, y es una de las regiones cafeteras más nuevas, dominada por pequeños productores. El café prospera de 1.500 a 2.000 m., y hay precipitaciones entre 1.200 y 1.600 mm. cada año. La cosecha es un poco más tarde en las tierras altas de Huehue, que dura de enero a abril.

Nuevo Oriente

El café Nuevo Oriente tiende a ser bien equilibrado, con cuerpo y con notas a chocolate. Esta área se encuentra en la frontera con Honduras y El Salvador, y el clima local se ve afectado por el Océano Atlántico. Es una región nublada y montañosa con una distribución equitativa de lluvia (de 1.600 a 2.000 mm. por año). El café se cultiva entre 1.300 y 1.700 m.s.n.m. y la cosecha es de diciembre a marzo.

San Marcos

Esta región cuenta con café con delicadas notas florales, acidez pronunciada y buen cuerpo. Tiene la precipitación más alta en todo el país, con 3.000 a 5.000 mm. cada año. Las lluvias estacionales llegan antes que en otras áreas del país, causando cosechas más tempranas. Las fincas se ubican entre 1.300 a 1.800 m.

guat

Es cierto que los cafés con grandes altitudes tienden a tener mejores perfiles de sabor. Una gran altitud indica que el café crece más lento y se vuelve más denso, y la densidad tiene mucha relación con la calidad. Más del 90% del café de Guatemala se produce a 1.300 m. sobre el nivel del mar o a mayores alturas.

La sombra ayuda a regular la intensidad de la luz solar, por ende, modera el ritmo que las plantas de café absorben los rayos solares, esto ralentiza la fotosíntesis y respiración permitiendo la maduración lenta del café. De esta forma se complejizan sus azúcares. También tiene un efecto positivo en el perfil en taza específicamente con relación a la acidez y el cuerpo.

Los cafés de Guatemala cuentan con un gran apoyo por parte de la Asociación Nacional Guatemalteca de Café (Anacafé). Anacafé brinda diferentes servicios como Analab (un laboratorio de suelos, hojas y agua), laboratorio de catación, escuela de café, asistencia técnica y comercialización nacional e internacional. Las regiones cafetaleras han sido asignadas con asesores, de modo que los productores se pueden dirigir a ellos para obtener información y retroalimentación de su producción y técnicas de beneficiado. En un país en donde la mayoría son pequeños productores con un ingreso limitado, este apoyo es fundamental.

Métodos de Producción en Guatemala

Como en gran parte de América Central, el tamaño promedio de las fincas es relativamente pequeño, y predomina la recolección manual, especialmente entre los agricultores de especialidad.

Según Anacafé, el 98% del café de Guatemala se cultiva en sombra. El café de sombra está asociado con una serie de beneficios que van desde el aumento de la biodiversidad y, en consecuencia, una tierra más sana para una maduración más lenta de las cerezas de café que lleva a granos más densos y sabores más complejos.

Variedades de Cafés

En cuanto al café, el 20% del café cultivado es resistente a la roya, como el Sarchimor y Catimor.

Variedades tradicionales de Guatemala: Bourbon, Caturra, Catuai, Pache y Typica (en orden de preferencia).

Variedades introducidas más recientemente: Geisha, Pacamara, Maragogype y Maracaturra.

Existe una tendencia reciente hacia el Robusta de proceso húmedo en regiones de baja altitud, aunque todavía representa menos del 2% del cultivo del país.

Métodos de Procesamiento en Guatemala

El 98% del café guatemalteco es Arábica lavado.

El proceso Honey y natural son raros en Guatemala, pero crecen en popularidad.

La mayoría de las regiones secan su café al sol. Sin embargo, Cobán tiene niveles de humedad mucho más altos y por lo tanto seca de forma mecánica su café para protegerlo de la fermentación. En Huehue, Nuevo Oriente y San Marcos, se encuentra una combinación de ambos métodos de secado.

IMG_20180718_164732174

¿Dónde podemos degustar el café de Guatemala?

Hay varios lugares que disponen de rico café guatemalteco, pero nosotros recomendamos uno en especial por sus aires especiales: Rondó (Rondddó). Y esta cafetería es especial en primer lugar por la calidez de la gente que lo atiende, con buena predisposición y servicio, y con ganas de explicar y hablar de café. También lo es por su ambientación novedosa, minimalista con sus blancas paredes y sus vivos detalles en negro, distintas texturas que acarician los sentidos. Con su decoración de azulejos hexagonales en modernas disposiciones, que dan cierto grado de sofisticación, y por qué no, alma al lugar.

IMG_20180718_161028280IMG_20180718_161030426IMG_20180718_164736803

La cafetería, que abrió hace escasos meses, está, como ya dijimos, ambientada en un minimalismo sutil y blanquecino, tiene una forma de L, con una barra central donde se atiende a los clientes y una lateral en donde se dispensan comidas y jugos (ambas elegantemente revestidas por los mosaicos hexagonales). La luz es delicada e intensa a la vez, en paredes altas y cuidadas. Disponen de una barra con banquillos altos y cómodos mirando hacia el ventanal que acaricia la calle (escena de la lluvia una de las veces que fuimos). También cuenta con 7 mesas en madera natural y caño para dos personas y alguna para 4 (varias mesas forman una columna vertebral con una de las paredes donde un cómodo sillón continuo con almohadones a tono recorre el contorno), con sillas blancas muy cómodas. Buena disposición y con un sonido ambiental relajado.

IMG_20180811_103121156IMG_20180811_103124268_BURST001IMG_20180811_103129135

El estilo le da un cambio de aire a las cafeterías de especialidad, pues es de inspiración de las recientres cafeterías surgidas en Asia u Oceanía, simples y funcionales, pero siempre ponderando al café.

¿Qué pedir?

A pesar de ser una cafetería tiene menús de desayunos, almuerzos y meriendas varias y muy completos. Para los primeros hay croissant, scones saborizados, yogures tuneados, budines, budines FIT, tostadas, tortas variadas (la de carrot cake muy buena), huevos revueltos, muffins, cookies, etc. Y cuentan con alternativas veganas y saludables. Todo con mucha pinta y sumamente cuidado en detalle, dispuesto en una heladera exhibidora insertada entre las dos barras. También hay opciones contundentes de comidas para almuerzos o a la hora del hambre. Sándwiches, ensaladas varias, tartas, tostones a todo trapo, etc. (resaltando el cuidado y la calidad de los productos).

Para a acompañar: aguas, jugos, exprimidos y limonadas.

¿Cómo pedir?

Se puede hacer el pedido en la caja tras la barra principal y te lo llevan a la mesa o sentarse donde elijas y te toman el pedido. El tiempo de espera es muy adecuado.

¿¡Y el café!?

Espressos, lungos, macchiatos, flat white, capuccinos, lattes, americanos, mocaccinos, son toda la carta de café de especialidad (las versiones con leche pueden elegirse también con leche de almendras).

El café con el que cuentan es uno de Guatemala de la región de Antigua, variedad Bourbon, de beneficio lavado, cultivado a 1800m. de altura de la finca San Sebastián, tostado por Puerto Blest.

finca

Finca San Sebastián, Antigua, Guatemala. De aquí sale el café que estás tomando.

 

Lo probamos en espresso, es un café muy equilibrado, con aroma algo cítrico y dulzón, con una acidez justa, con notas cítricas y dejo chocolatoso, gran retrogusto, de cuerpo medio. Para empezar un gran café versátil y rico.

IMG_20180718_160952198

Lo probamos en capuccino, con una gran crema, sedoso, de buen cuerpo, dulce, muy bien elaborado. Excelente.

Las preparaciones de café vienen acompañadas acertadamente con un agua levemente alimonada.

Quizás pronto se venga la barra de filtrados, eso esperamos ¡y por más orígenes de café!

IMG_20180811_102707572

¿Precios, atención?

Los precios son los que se manejan normalmente en este tipo de cafeterías. La atención como anticipamos fue excelente las veces que visitamos el lugar, con grandes charlas cafeteras con su dueño y con una de sus grandes baristas (Verina). Es muy bueno para el cliente, que le expliquen, que lo asesoren, que lo mimen, y para nosotros charlar sobre café es enriquecedor.

IMG_20180811_110442620IMG_20180718_164740982

¿?

Para cerrar, Rondó es más que recomendable. Seguramente irá encontrando su camino, su estilo propio y sus distintos perfiles de cafés. No es una cafetería estática y resalta gente de empuje y con ganas. Es un lugar óptimo para aprender sobre café, está todo a la vista (incluso su Simonelli Aurelia II). Parece adaptada a sus clientes, y esperemos que esto retroalimente y sus clientes adquieran la fascinación por el café correctamente preparado.

La experiencia del conjunto es gratificante, en servicio, ambiente, calidez y sobre todo excelente café, en este caso de Guatemala (o Guatmejor).

 

(fuente: PDG español).

 

*****

Rondó

Uruguay 1048 (Recoleta)

CABA.

logo

café, pastelería, Uncategorized

ESTILO BARISTA: la experiencia suma

IMG_20180718_154902025

Se puede definir, a grandes rasgos, que un Barista es un profesional especializado en la elaboración de la bebida del café. El mismo, es un experto desde la barra donde elabora las preparaciones con café hasta el salón del local donde las sirve y da las explicaciones pertinentes al cliente. Su trabajo consiste en conocer a la perfección la máquina espresso y la gestación del “café espresso” y todas sus variantes lácteas (capuccinos, lattes, etc.) y es el responsable de convertir cada taza en una obra lista para ser disfrutada. Para ello, se encarga de buscar la calidad del café por su origen; el tratamiento recibido en cuanto a procesamiento y lavado o secado del grano (beneficio), el tipo de tueste y el método de elaboración adecuado para extraer sus características organolépticas. Así como también, tiene que revisar el agua, su temperatura, la frescura del producto, la emulsión de la leche y el punto de molienda del grano, entre muchos otros factores. Además, es el responsable de crear la carta de cafés del establecimiento incluyendo los cócteles con café. También tiene la capacidad de preparar todas las variantes de cafés filtrados (V60, Aeropress, Chemex, etc.).

Como corolario, en la mayoría de los casos (no es una obligación) el baristase encarga de decorar con arte latte la taza de café.

Y, en definitiva, su objetivo final reside en que cada taza de café se convierta en una experiencia única para los clientes.

Esto sucede en Estilo Barista, hay baristas calificados y la experiencia final de tomar un café bien preparado es muy buena.

Esta cafetería, que se encuentra en el centro porteño sobre la 9 de Julio, cuenta con todo lo que uno espera de una cafetería de especialidad: configuración minimalista, espressos, lattes, capuccinos, flat white y todas las preparaciones que se acostumbran en estos reductos. La carta, además, despliega opciones de smothies, tés gourmet, limonadas, jugos, cerveza “Antares” y hasta affogato (crema helada + espresso de café). Las bebidas se pueden acompañar con buenos productos de pastelería, macarrons (bien preparados, de varios sabores a elegir), medialunas, alfajores, chocolates finos en tabletas, cookies, muffins, etc.

El café es un grano tostado por All Saints, con un perfil de tueste elegido por Estilo Barista. Es un café de origen colombiano, Guanés cultivado a 1800 m., sumamente equilibrado (quizás no cuenta con una acidez tan chispeante característica de los cafés colombianos). Pedimos un espresso y estaba correcto.

Además, probamos un Matcha Latte muy bien ejecutado, sabor a té con leche, más áspero y ayerbado con un dejo a alga marítima. Interesante complejidad de sabor. El matcha es el té verde japonés el cual, a diferencia de otros tés, conserva todas sus propiedades y beneficios intactos ya que en su producción se lo seca con su hoja entera y luego se lo procesa en forma de polvo muy fino. Esta forma de manufactura garantiza sus beneficios como antioxidantes (evitan el estress), aporta L-teanina (aminoácido que relaja y da energía), ayuda a reducir el colesterol y estimula con más pureza que el café, entre otros beneficios.

IMG_20180718_151821699IMG_20180718_152412165

Si hablamos del local, este se yergue sobre la calle Cerrito, y cuenta con mesas y sillas de madera sobre la vereda, cómodas. Dentro un ambiente pequeño pero acogedor de estilo inspirado en cafeterías americanas, donde el espacio está aprovechado al extremo (mesas apretadas). Cuenta con dos barras con sillas altas, y mesas bajas con algunos sillones a la pared y sillas de madera. Hay paredes cuyos ladrillos acarician los espacios, otras revestidas en madera lustrada aportan finura. Hierro, madera, plantas y más madera es un concepto eficaz y que otorga calidez. Muchos enchufes para el que necesita conectarse (o desconectarse). Hay un mostrador exhibidor de bebidas, comidas dulces y saladas. En la barra principal se aprecia una máquina espresso Simonelli Aurelia II.

IMG_20180718_151210628IMG_20180718_151218382_BURST000_COVER_TOPIMG_20180718_151416791IMG_20180718_153141021IMG_20180718_152644393IMG_20180718_152640826

La atención es por mozo, y también el mismo barista se acerca amablemente a explicar las cuestiones cafeteriles. Trabajan con tarjeta, tienen servicio take away, y el tiempo de espera es correcto. Venden café en grano y té premium para llevar.

IMG_20180718_152435722

Contando con dos años de antigüedad en el rubro, Estilo Barista es un lugar plácido, y tiene la ventaja de estar en un enclave de privilegio en la ciudad (donde no moran muchas cafeterías); un espacio interesante al aire libre con sus mesas en la vereda y con una atención muy correcta. Un lugar que cumple en servicio y calidad siempre está más que recomendado.

 

****

Estilo Barista

Cerrito 1224 (Recoleta)

CABA.

logo

bar, café, Uncategorized

THE SHELTER COFFEE: donde el tiempo se refugia

IMG_20180620_131351511

Sobre la coqueta y pintoresca calle Arroyo, en donde uno parece caminar sobre un museo arquitectónico, y las galerías de arte socaban vidrieras, la tranquilidad de un feriado nos llevó a otro mundo. Casi llegando a la 9 de Julio, un reloj y unas sillas custodiando la vereda auguran un lugar casi mágico. De la tranquilidad de las callejuelas de Recoleta al atravesar la puerta de The Shelter Coffee la sensación era como si en cualquier momento Harry Potter y sus pócimas o James Bond con música de Portishead gateando por el aire nos recibirían en este espacio de otro tiempo, de otro lado. Una ambientación inspirada en bar inglés antiguo, con todos los detalles cuidados, sillones Chesterfield que rebozan comodidad, sillas y mesas refinadas en madera oscura, barra clásica, azulejos en colores marrones acompasando los detales de las maderas y los muebles añejados.

IMG_20180620_131712218IMG_20180620_131718263IMG_20180620_131727954_LLIMG_20180620_135715566_BURST000_COVER_TOPIMG_20180620_135834698

Se respira ambiente, se suspende el tiempo; un poco de Londres recorre el aire respirado tan solo unos instantes (eternos). Afuera un ventanal magno solo deja ver una calle despobladamente detenida. Quizás no queremos que se termine la experiencia, el sillón hunde nuestros cuerpos, la música alta pero amable permite charlar, disfrutar. Muchos extranjeros con sus flat white, muchas parejas maduras con su diario y su relajo matutino; solo falta un puro (y una varita o el auto de Bond estacionando en la puerta).

Luces intimistas cómodas a las retinas, penumbras y sombras que se esconden para luego despertar, pero siempre nos resguardan.

IMG-20180620-WA0051IMG-20180620-WA0042IMG_20180620_135606905IMG_20180620_133444712_LLIMG_20180620_133424378_LL

Con una carta para llevar como souvenir que contempla varias opciones de café de especialidad, ensaladas, bebidas, tragos, cold brew, y sándwiches. Con amable atención y disposición. Con un café Colombia de beneficio lavado, de altura (región Cauca, Típica Caturra, Finca “El Tambo”, grano a la venta por $280 el cuarto), aromático, herbal, con buen cuerpo, intenso, potente, de una profundidad envidiable, acidez frutal marcada pero deliciosa, chocolates, frutos secos y finish suave y agradable. El baguetín de pollo de calidad, cremoso, con morrones asados, mayonesa y buenos condimentos. Acompañando un agua limonosa.

 

IMG-20180620-WA0039IMG_20180620_135609729IMG_20180620_132009810_BURST000_COVER_TOPIMG_20180620_133419554_LL

Un lugar con mística, accesible, casi oculto, casi lejano, pero certero. Distinto de otras cafeterías de especialidad y singular, saliendo de la “onda” tipo industrial. Por eso es mágico, por el ambiente exótico y refinado, por sus baños tapizados en cuadrille escocés, por sus griferías, por sus lámparas que enfocan y se van y no nos dejan, por sus blancos y sus negros, por los detalles, como cualquiera y como nadie, en donde hasta no sorprendería ver a Harry tomar un espresso o una cerveza de mantequilla junto a un Dementor apaciguado y feliz.

 

*****

The Shelter Coffee

Arroyo 940 (Recoleta)

CABA.

logo

café, Uncategorized

PLÁCIDO CAFÉ BAR: una plácida pausa

IMG_20180508_143256040

Iniciar y mantener un emprendimiento relacionado con el café de especialidad no es algo fácil. Acceder al buen café, se está volviendo cada vez más asequible. Importadores y tostadores ofrecen sus mejores productos. Los baristas están cada vez más capacitados para extraer lo mejor de cada grano. Pero esto solo no basta. Una buena cafetería debe implicar también una buena ubicación, un ambiente confortable, una variedad de preparaciones, acompañamientos de calidad y una lograda atención, producto del amor por lo que se hace y de la paciencia suficiente como para “educar” a los clientes a la hora de ofrecer la mejor manera de disfrutar el café.

IMG_20180508_144335803_BURST000_COVER_TOP

“Plácido, café bar” en la esquina de Juncal y Uriburu, reúne todas estas condiciones desde hace casi un año. El buen café y el buen tostado lo ofrece Puerto Blest, garantía de calidad y variedad. Tomamos un espresso de Perú (Cajamarca), aromático con notas de almendra y chocolate (y unas sutiles notas florales) con una acidez presente y agradable, proveniente de frutos cítricos, que se profundiza a medida que la temperatura va descendiendo. Buen cuerpo. La extracción fue muy correcta, con excelente crema, dorada y persistente servido en tradicionales pocillos de porcelana blanca que permite apreciar los colores. Hay también variedades de Nicaragua y Colombia para llevar en grano o molido. Pedimos también un cappuccino, muy bien preparado, con una espuma duradera, aterciopelada y de rico sabor, decorado con un cuidado arte latte.

IMG_20180508_142442637IMG-20180515-WA0014IMG-20180515-WA0015

El ambiente es sencillo y agradable. Mesas con sillas cómodas alternan con una barra central (con sillas altas en madera pintada) y otra barra frente al ventanal desde donde desfila el ritmo de la esquina ante nuestros ojos. Tras la barra muy ordenada y minimalista, una cafetera Appia II de Simonelli, donde se crean los cafés de Plácido. Destaca dentro de la ambientación bicromática, una pared con un gran mural colorido y moderno que le da una impronta personal al local. Hay música, pero no invade. Nada perturba la calma del lugar (incluso en un día muy lluvioso, como en el que nos tocó visitarlo).

IMG_20180508_143117956

En cuanto a los acompañamientos, se exhiben budines, alfajores, cookies, medialunas, brownies. Destacamos el carrot cake, esponjoso, húmedo y realmente delicioso, y la cookie maorí de chocolate, almendrada y con un original crocante de cereales, un gran logro. Con lo poco que probamos nos arriesgamos a aseverar que es unos de los mejores lugares en cuanto a la pastelería/bollería que puede acompañar a nuestra bebida estrella. Todas las variantes de café habituales se presentan en la carta escueta pero completa: una tabla con las hojas abrochadas y coloridas, con una innovación que pocos tienen: se puede pedir leche de almendras para quien no tolera la lactosa o simplemente la leche no le gusta. Completan la carta, variedad de sándwiches, tostados (incluso de pan integral), jugos naturales, yogures y barras de cereal (opciones sin TACC) y demás bebidas clásicas.

IMG-20180515-WA0017IMG-20180515-WA0016IMG-20180515-WA0019

La atención es esmerada y con la paciencia necesaria, teniendo en cuenta que abundan los “sacrílegos” que aún piden el famoso americano en jarrito o que le calienten el café porque está frío. Con buena predisposición explican los diferentes tipos de elaboración del café (y las formas correctas de prepararlo para resaltar las características del producto) y están siempre atentas a lo que el cliente necesita.

Establecidos en una zona donde no abundan las buenas opciones cafeteriles, cuentan con un amplio horario de atención y abren también los sábados.

Y para todos aquellos que quieran adentrarse un poco más en el maravilloso mundo del buen café, Plácido ofrece cursos de filtrado con diferentes métodos (chemex, V60, aeropress y prensa francesa), estrechando de esta manera la relación entre barista y cliente.

Las condiciones para un buen emprendimiento se cumplen en su totalidad. Solo resta pasar por la esquina de Uriburu y Juncal y detenerse un rato en una plácida pausa. Plácido se encarga de poner el café y todo lo demás. Inclusive si llueve, aquí hay un acogedor resguardo.

 

*****

PLÁCIDO Café Bar

Juncal 2107 (Recoleta)

CABA.

logo

café, Uncategorized

Reseña espresso: HARPER – Juice & Coffee Store – El multiverso saludable.

IMG_20180216_152000972

 

Jugos, de todos los colores y con infinitos aportes saludables y nutricionales. Eso está bien. Harper es una cadena onda Fast-natural Food tipo americana que hibridiza los jugos exprimidos naturales y sin aditivos con el café “orgánico” de especialidad. Esto se pueden desglosar con contrapuntos bien marcados. Por un lado, los jugos, sin agua ni adicionales, nada más que fruta en su más puro estado impoluto, en mezclas interesantes “con la moda cool a cuestas”, shakes, batidos, yogures y granolas, y sándwiches recoleteros. Esto está muy bien, tienen buena pinta, un producto logrado, sano y fresco.

Curiosidad: rareza lo de los energizantes en la misma estantería de las frutas y las bolsas de café para llevar (esos frascos gigantes con polvos o pastillas “energizantes”, complementos dietarios). Eso llama la atención.

IMG_20180216_152004477 harpers

El café por otro lado, de la línea de especialidad de Puerto Blest (tienen varios orígenes y un blend Harper que es el que sirven), es indudablemente muy bueno, pero está mal hecho. Para los estándares de los cafés convencionales porteños es un café aceptable. Para llamarse café de especialidad (de los que se sabe su origen, de fincas chicas, sin torrados, y con distintos procesos de secado o lavado del grano que les confieren características organolépticas distintivas) tiene que estar acompañado no solo del buen grano con cierta información de origen (todos son orgánicos, eso no es novedad), sino que, además, una preparación bien lograda por un barista calificado. Un espresso es un espresso (si se ofrece café de especialidad) y no un medio camino llegando casi a un americano. Un espresso son 20-30 ml de café (7-10 g de café molido fino por pocillo) y luego la técnica del barista. Aquí no había crema en la superficie de la bebida que se sostenga, demasiado caliente como tomando el infierno mismo, pero si con aroma agradable (es Puerto Blest, pero con eso no basta).

IMG_20180216_151958028

La atención como en muchas cadenas con jóvenes al mando es despersonalizada e indiferente a las necesidades del cliente. El mismo es un número que se transforma en nombre para ir a retirar el producto a la barra cuando lo llaman. Nada nuevo. Bien ambientado, buena capacidad y buenos productos.

Apuntado a gente que hace un culto de la salud (eso está muy bien) y para clientes del barrio, Harper es una opción válida que ofrece una buena variedad de jugos casi como ningún local. No es una buena alternativa para beber un espresso con todas las letras.

A veces lo orgánico no asegura el éxito sino una moda. Hay mejores opciones para tomar café de especialidad y ya hablaremos de ellas… En este universo saludable, existe un multiverso.

***

HARPER – Juice & Coffee Store

Av. Pueyrredón 1782 (Recoleta).

CABA.

cropped-logo.jpg

hamburguesas

ABOCADO CANTINA: Hamburguesas y algo más…

 

IMG_20180216_141713174

A pocos metros de la Avenida Pueyrredón, por Calle French encontramos algunos comercios que alternan con edificios y viviendas típicas del barrio de Recoleta. “Abocado Cantina” se destaca en su cuadra por su fachada sencilla, pero a través de un amplio ventanal intenta mantener presente su pasado de casa reciclada.

 Si bien la estética de su ambientación (barra y mesas con sillas muy altas, mucha madera y hierro negro, un muy lindo patio trasero, techos altos) no difiere de las demás hamburgueserías actuales, Abocado no es solamente una “hamburguesa”. En su carta aparecen wraps, ensaladas, rabas y variedades de papas fritas, algo que no es fácil encontrar en otros restaurantes de su especie. Otra de las innovaciones que descubrimos es que todas sus opciones de hamburguesas se acompañan de una guarnición de coleslaw al plato, de excelente preparación y que sabe fresca, con el equilibrio en aderezos y crocantez.

IMG_20180216_141642799

Hay opciones de menú ejecutivo, una especialidad que cambia una vez por semana (nos quedamos con las ganas del Benedicto, asomaba muy bueno) y ocho variedades de Burgers en pan tipo brioche, con opciones de pollo, salmón y vegetarianas (lentejas) son presentadas personalmente por uno de sus propietarios de manera muy agradable.

Curiosidad: en una de sus paredes destaca un cuadro de honor con los pocos valientes que con su apetito superaron una megahamburguesa múltiple, un reto de Abocado.

 El pedido se toma en la mesa, lo cual puede ser muy ventajoso para los que nos disgusta elegir la orden frente a un cajero y tratando de enfocar la vista desde un lejano y exiguo pizarrón. La carta de bebidas incluye gaseosas (en lata), agua y cuatro canillas de cerveza artesanal (la próxima las degustaremos).

 El tiempo de espera es el adecuado, teniendo cuenta que la visita fue pasado el mediodía, resultó bastante rápido.  No hay aderezos en las mesas porque están donde deben: en la HELADERA.

IMG_20180216_143854766

Probamos la Ámsterdam (carne de 180 gr., hongos, cebolla morada, tomates confitados, queso azul, queso cremoso y rúcula) y la Jimbo James (carne de 180 gr., cheddar, panceta, BBQ, cebolla caramelizada, sweet relish y rúcula) y un cono de papas. El pan de excelente sabor (la miga se desgrana un poco más de lo aceptable) acompaña la experiencia en boca. Nos contaron que era una nueva receta.

La carne estaba en su punto exacto (dentro de la subjetividad en este tema las pedimos apenas un poco más que “a punto”), con poco amasado, jugosas y sabor muy logrado. El equilibrio de la Ámsterdam es excelente: cada ingrediente parece estar armonizado con el otro, de tal manera que ningún sabor sobresale del que lo acompaña. El contraste de la rúcula (fresca y crocante) con el queso cremoso es más que original. Los champiñones tal vez no influyen demasiado y el queso azul es suave, nada invasivo. Quizás una de las mejores hamburguesas del segmento “blue” (queso azul, champiñones, etc.). En el caso de la Jimbo James (y esto es un gusto personal), los sabores de la barbacoa y el relish se encontraban demasiado presentes, ocultando un poco a la carne y especialmente al cheddar que apenas parecía insinuarse. Se podría pedir sin la BBQ (parece haber una manía muy americana de ponerle mucha barbacoa a las hamburguesas, modas) y agregarle luego a gusto. En líneas generales una buena hamburguesa.

 

bty
Jimbo James

Las papas fritas estaban correctas aunque al servirlas en recipientes altos de metal, la evaporación no se produce y si no se comen rápido, el vapor se acumula en la papa frita, ablandándola. Se pueden pedir algunos aderezos artesanales que acompañan bien (kétchup con morrones, por ejemplo).

 

bty
Abocado cantina

En resumen, hay opciones para todos los gustos, en un ambiente agradable que invita a regresar. Rescatamos la atención personalizada, la calidad de los productos, la rapidez, ser atendidos en una mesa (casi un milagro hoy en día) y la relación precio/producto, lo cual resulta muy conveniente cuando se quiere salir a comer en familia. ¿Las hamburguesas? Bastante arriba en el ranking, para nuestro gusto obviamente.

 Nuestra recomendación: la Amsterdam, equilibrada, apetitosa, sin necesidad de agregarle ni quitarle nada.

 ****

 

“ABOCADO CANTINA”

French 2316 (Recoleta).

CABA.

 

logo