café, comida internacional, pastelería, Uncategorized

RONDÓ: de Guatemala a Guatemejor

IMG-20180823-WA0040

Café de Guatemala

Guatemala es un pequeño país de 108.890 kilómetros cuadrados el cual produce uno de los mejores cafés del mundo. Allí se originan increíbles variedades, con sus distintos climas y alturas, se puede cultivar buen café en casi todas las regiones del país. Los cafés guatemaltecos ofrecen una taza limpia, con un buen cuerpo y con diversos grados de acidez.

El café fue introducido en la región por los Jesuitas en el siglo XVIII e inmigrantes alemanes ayudaron a su desarrollo hacia mediados del siglo XIX.

Según Anacafé, actualmente Guatemala produce un 60% más de café que hace 30 años. Con una cosecha de 3,8 millones de sacos de 60 kilos en 2016, posicionándose en el segundo mayor productor de América Central. Hay más de 125.000 productores de café guatemaltecos distribuidos en 20 departamentos, con un total de 305.000 hectáreas de fincas cafeteras. El 30% de la población está dedicada a la industria del café.

Hay 8 regiones diferentes de cultivo, con más de 300 microclimas (aportados por volcanes, lagos, océanos, lluvias, etc.). Las precipitaciones varían de 800 a 5.000 mm/año, pero todo el país tiene una estación de lluvias bien definida. Además, una cadena de 34 volcanes recorre el país, paralela al Pacífico.

La altitud varía entre 1,300 y 2,000 m.s.n.m.

Regiones

Acatenango 

Situado en el sur, el café de Acatenango es conocido por su fragante aroma, cuerpo balanceado y un final limpio y persistente. Se cultiva bajo sombra en 1.300 a 2.000 m., y se beneficia de un suelo volcánico, arenoso y rico en minerales y una precipitación anual de 1.800 a 2.000 mm. La cosecha dura de diciembre a marzo.

Antigua

Antigua, que se encuentra cerca de Acatenango, es conocida por su café dulce, aromático y balanceado. Notas chocolatosas y de caramelo. Está rodeado por tres volcanes: Fuego, Agua y Acatenango, que generan un suelo nutritivo y que retiene humedad. Esto ayuda a compensar la baja precipitación de la región (800-1.200 mm. por año). Las fincas suelen tener entre 1.500 y 1.700 m., y la cosecha es de febrero a marzo.

Atitlán

El café de aquí es conocido por su cuerpo, aroma y acidez cítrica. Se cultiva en las montañas que rodean el lago de Atitlán, entre 1,500 y 2,000 m. El lago crea vientos fríos y suelo húmedo, mientras que la región tiene 1.600 a 2.000 mm. de lluvia al año. La cosecha es de diciembre a marzo.

Cobán

Un poco al norte del centro de Guatemala, está Cobán, un área marcada por intensas lluvias. Con 3.000 a 4.000 mm. de lluvia al año, secar el café es un desafío y muchos productores optan por utilizar secadoras mecánicas. El café, que se cultiva de 1.300 a 1.500 m., por lo general tiene distintas notas de fruta fresca, un cuerpo bien balanceado y un aroma agradable. La temporada de cosecha es de diciembre a marzo.

Fraijanes 

El café de Fraijanes es conocido por su acidez brillante y persistente y su cuerpo bien definido. El volcán más activo de Guatemala, el volcán Pacaya, crea un suelo rico en minerales, y la región tiene de 1,200 a 1,800 mm. de lluvia cada año. El café se cultiva entre 1.400 y 1.800 m., con un período de cosecha de diciembre a febrero.

Huehuetenango

Huehue, también conocido como Huehuetenango, produce cafés con una acidez intensa, un gran cuerpo y notas vinosas. Está en la frontera con México, y es una de las regiones cafeteras más nuevas, dominada por pequeños productores. El café prospera de 1.500 a 2.000 m., y hay precipitaciones entre 1.200 y 1.600 mm. cada año. La cosecha es un poco más tarde en las tierras altas de Huehue, que dura de enero a abril.

Nuevo Oriente

El café Nuevo Oriente tiende a ser bien equilibrado, con cuerpo y con notas a chocolate. Esta área se encuentra en la frontera con Honduras y El Salvador, y el clima local se ve afectado por el Océano Atlántico. Es una región nublada y montañosa con una distribución equitativa de lluvia (de 1.600 a 2.000 mm. por año). El café se cultiva entre 1.300 y 1.700 m.s.n.m. y la cosecha es de diciembre a marzo.

San Marcos

Esta región cuenta con café con delicadas notas florales, acidez pronunciada y buen cuerpo. Tiene la precipitación más alta en todo el país, con 3.000 a 5.000 mm. cada año. Las lluvias estacionales llegan antes que en otras áreas del país, causando cosechas más tempranas. Las fincas se ubican entre 1.300 a 1.800 m.

guat

Es cierto que los cafés con grandes altitudes tienden a tener mejores perfiles de sabor. Una gran altitud indica que el café crece más lento y se vuelve más denso, y la densidad tiene mucha relación con la calidad. Más del 90% del café de Guatemala se produce a 1.300 m. sobre el nivel del mar o a mayores alturas.

La sombra ayuda a regular la intensidad de la luz solar, por ende, modera el ritmo que las plantas de café absorben los rayos solares, esto ralentiza la fotosíntesis y respiración permitiendo la maduración lenta del café. De esta forma se complejizan sus azúcares. También tiene un efecto positivo en el perfil en taza específicamente con relación a la acidez y el cuerpo.

Los cafés de Guatemala cuentan con un gran apoyo por parte de la Asociación Nacional Guatemalteca de Café (Anacafé). Anacafé brinda diferentes servicios como Analab (un laboratorio de suelos, hojas y agua), laboratorio de catación, escuela de café, asistencia técnica y comercialización nacional e internacional. Las regiones cafetaleras han sido asignadas con asesores, de modo que los productores se pueden dirigir a ellos para obtener información y retroalimentación de su producción y técnicas de beneficiado. En un país en donde la mayoría son pequeños productores con un ingreso limitado, este apoyo es fundamental.

Métodos de Producción en Guatemala

Como en gran parte de América Central, el tamaño promedio de las fincas es relativamente pequeño, y predomina la recolección manual, especialmente entre los agricultores de especialidad.

Según Anacafé, el 98% del café de Guatemala se cultiva en sombra. El café de sombra está asociado con una serie de beneficios que van desde el aumento de la biodiversidad y, en consecuencia, una tierra más sana para una maduración más lenta de las cerezas de café que lleva a granos más densos y sabores más complejos.

Variedades de Cafés

En cuanto al café, el 20% del café cultivado es resistente a la roya, como el Sarchimor y Catimor.

Variedades tradicionales de Guatemala: Bourbon, Caturra, Catuai, Pache y Typica (en orden de preferencia).

Variedades introducidas más recientemente: Geisha, Pacamara, Maragogype y Maracaturra.

Existe una tendencia reciente hacia el Robusta de proceso húmedo en regiones de baja altitud, aunque todavía representa menos del 2% del cultivo del país.

Métodos de Procesamiento en Guatemala

El 98% del café guatemalteco es Arábica lavado.

El proceso Honey y natural son raros en Guatemala, pero crecen en popularidad.

La mayoría de las regiones secan su café al sol. Sin embargo, Cobán tiene niveles de humedad mucho más altos y por lo tanto seca de forma mecánica su café para protegerlo de la fermentación. En Huehue, Nuevo Oriente y San Marcos, se encuentra una combinación de ambos métodos de secado.

IMG_20180718_164732174

¿Dónde podemos degustar el café de Guatemala?

Hay varios lugares que disponen de rico café guatemalteco, pero nosotros recomendamos uno en especial por sus aires especiales: Rondó (Rondddó). Y esta cafetería es especial en primer lugar por la calidez de la gente que lo atiende, con buena predisposición y servicio, y con ganas de explicar y hablar de café. También lo es por su ambientación novedosa, minimalista con sus blancas paredes y sus vivos detalles en negro, distintas texturas que acarician los sentidos. Con su decoración de azulejos hexagonales en modernas disposiciones, que dan cierto grado de sofisticación, y por qué no, alma al lugar.

IMG_20180718_161028280IMG_20180718_161030426IMG_20180718_164736803

La cafetería, que abrió hace escasos meses, está, como ya dijimos, ambientada en un minimalismo sutil y blanquecino, tiene una forma de L, con una barra central donde se atiende a los clientes y una lateral en donde se dispensan comidas y jugos (ambas elegantemente revestidas por los mosaicos hexagonales). La luz es delicada e intensa a la vez, en paredes altas y cuidadas. Disponen de una barra con banquillos altos y cómodos mirando hacia el ventanal que acaricia la calle (escena de la lluvia una de las veces que fuimos). También cuenta con 7 mesas en madera natural y caño para dos personas y alguna para 4 (varias mesas forman una columna vertebral con una de las paredes donde un cómodo sillón continuo con almohadones a tono recorre el contorno), con sillas blancas muy cómodas. Buena disposición y con un sonido ambiental relajado.

IMG_20180811_103121156IMG_20180811_103124268_BURST001IMG_20180811_103129135

El estilo le da un cambio de aire a las cafeterías de especialidad, pues es de inspiración de las recientres cafeterías surgidas en Asia u Oceanía, simples y funcionales, pero siempre ponderando al café.

¿Qué pedir?

A pesar de ser una cafetería tiene menús de desayunos, almuerzos y meriendas varias y muy completos. Para los primeros hay croissant, scones saborizados, yogures tuneados, budines, budines FIT, tostadas, tortas variadas (la de carrot cake muy buena), huevos revueltos, muffins, cookies, etc. Y cuentan con alternativas veganas y saludables. Todo con mucha pinta y sumamente cuidado en detalle, dispuesto en una heladera exhibidora insertada entre las dos barras. También hay opciones contundentes de comidas para almuerzos o a la hora del hambre. Sándwiches, ensaladas varias, tartas, tostones a todo trapo, etc. (resaltando el cuidado y la calidad de los productos).

Para a acompañar: aguas, jugos, exprimidos y limonadas.

¿Cómo pedir?

Se puede hacer el pedido en la caja tras la barra principal y te lo llevan a la mesa o sentarse donde elijas y te toman el pedido. El tiempo de espera es muy adecuado.

¿¡Y el café!?

Espressos, lungos, macchiatos, flat white, capuccinos, lattes, americanos, mocaccinos, son toda la carta de café de especialidad (las versiones con leche pueden elegirse también con leche de almendras).

El café con el que cuentan es uno de Guatemala de la región de Antigua, variedad Bourbon, de beneficio lavado, cultivado a 1800m. de altura de la finca San Sebastián, tostado por Puerto Blest.

finca

Finca San Sebastián, Antigua, Guatemala. De aquí sale el café que estás tomando.

 

Lo probamos en espresso, es un café muy equilibrado, con aroma algo cítrico y dulzón, con una acidez justa, con notas cítricas y dejo chocolatoso, gran retrogusto, de cuerpo medio. Para empezar un gran café versátil y rico.

IMG_20180718_160952198

Lo probamos en capuccino, con una gran crema, sedoso, de buen cuerpo, dulce, muy bien elaborado. Excelente.

Las preparaciones de café vienen acompañadas acertadamente con un agua levemente alimonada.

Quizás pronto se venga la barra de filtrados, eso esperamos ¡y por más orígenes de café!

IMG_20180811_102707572

¿Precios, atención?

Los precios son los que se manejan normalmente en este tipo de cafeterías. La atención como anticipamos fue excelente las veces que visitamos el lugar, con grandes charlas cafeteras con su dueño y con una de sus grandes baristas (Verina). Es muy bueno para el cliente, que le expliquen, que lo asesoren, que lo mimen, y para nosotros charlar sobre café es enriquecedor.

IMG_20180811_110442620IMG_20180718_164740982

¿?

Para cerrar, Rondó es más que recomendable. Seguramente irá encontrando su camino, su estilo propio y sus distintos perfiles de cafés. No es una cafetería estática y resalta gente de empuje y con ganas. Es un lugar óptimo para aprender sobre café, está todo a la vista (incluso su Simonelli Aurelia II). Parece adaptada a sus clientes, y esperemos que esto retroalimente y sus clientes adquieran la fascinación por el café correctamente preparado.

La experiencia del conjunto es gratificante, en servicio, ambiente, calidez y sobre todo excelente café, en este caso de Guatemala (o Guatmejor).

 

(fuente: PDG español).

 

*****

Rondó

Uruguay 1048 (Recoleta)

CABA.

logo

bar, café, Uncategorized

COFFEE MACHINE: Deus ex machina

IMG_20180606_135907918

En Buenos Aires, donde día a día se incrementa el número de cafeterías de especialidad que compiten agradablemente para ofrecer las mejores variedades junto a las más correctas e innovadoras formas de extracción, el cliente suele extender su necesidad de un buen café para buscar otras opciones a la hora de sentirse cada vez más a gusto.

 Es así como nos detenemos a comparar y enumerar esos otros “extras” que acompañan a nuestro pequeño espacio de placer que nos trae el café. Buscamos un buen ambiente, la mejor música para nosotros, las sillas más cómodas, los acompañamientos más apetitosos, el perfecto lugar para acomodar nuestro cuerpo y sacudir la mufa con el perfume de unos buenos granos recién molidos. Cada vez nos volvemos más exigentes y nos fijamos en detalles que antes soslayábamos: si somos fumadores, un buen deck o un patio bien acondicionado constituye nuestro refugio de humo libre y muy pronto (en la medida que nuestras pretensiones avancen) será necesario un lugar para poder estacionar el vehículo mientras nos distendemos en la cafetería que elegimos.

 Por suerte, los emprendedores en esta nueva forma de servicio siempre se nos adelantan y cada día nos ofrecen nuevas opciones para nuestros espíritus ávidos de confort.

IMG_20180606_130210714 

COFFEE MACHINE forma parte de la nueva generación de cafeterías de especialidad en donde la experiencia supera nuestra necesidad de un café correcto. El ambiente respira un reciclado en donde se ha decidido conservar lo antiguo en su perfección y adaptando el resto a las modernas necesidades contemporáneas. Es así que el gran ventiluz de vitraux decorado preside el salón destellando colores que rebotan en los sillones y mesas de madera clara, en donde el negro del hierro combina con los azulejos rectangulares del área de servicio, también negros, en una apropiada armonía que nunca dispersa nuestros sentidos. Hay barras laterales y central. Hay un sillón al fondo; hay bancos amurados a la pared. Y para los amantes de los espacios a la calle, hay un deck con bastante capacidad en donde podés fumar tu cigarrillo o tu habano sin que nadie se sienta ofendido por ello.

 IMG_20180606_130433035IMG_20180606_130749921IMG_20180606_130834859IMG_20180606_131819471IMG_20180606_135829242IMG_20180606_135834524IMG_20180606_135632822

La atención es personalizada y cordial. Podés elegir lo que gustes y pagar en caja o ser atendido en tu espacio. La carta de bebidas ofrece todas las variantes de cafés calientes, licuados, protein-smoothies, jugos naturales y aguas saborizadas. También hay tés y chocolates. Para acompañar, unos buenos exponentes de patiseriè, cuadrados, croissants, budines, panes de queso, muffins. Todas las opciones están disponibles para llevar (Take away).

 

 

También hay alternativas para el desayuno y el almuerzo. Nos tentamos con unas ricas tartas, una de pollo y otra de verdura de excelente calidad y aspecto (el calentado con microondas restó un poco al sabor).

 IMG_20180606_133155029IMG-20180607-WA0001IMG_20180606_131015949IMG_20180606_133818315IMG_20180606_135626794IMG_20180606_135639994

En ese momento estaban ofreciendo un blend de Nicaragua (Puerto Blest), de aroma suave a avellana, acidez frutal, de buen cuerpo y un regusto agradable. El espresso estaba excelentemente extraído (Nuova Simonelli de por medio) y el capuccino bien ejecutado y con buena cremosidad.

 IMG_20180606_130829796

Estamos asistiendo a una nueva vorágine en donde ya casi se alcanza el centenar de cafeterías de especialidad en Buenos Aires. COFFEE MACHINE no es una más del montón. El cuidado en sus productos, la ambientación, el espacio para fumadores, la excelente atención y el soberbio café lo transforma en un lugar más que recomendable para llegar y depositar toda tu jornada en manos de quienes van a saber interpretar tus necesidades, dándote una buena experiencia con tu amante más fiel, el café.

 

****

Coffee Machine

Esmeralda 81 (Microcentro)

CABA.

logo

bar, café, Uncategorized

THE SHELTER COFFEE: donde el tiempo se refugia

IMG_20180620_131351511

Sobre la coqueta y pintoresca calle Arroyo, en donde uno parece caminar sobre un museo arquitectónico, y las galerías de arte socaban vidrieras, la tranquilidad de un feriado nos llevó a otro mundo. Casi llegando a la 9 de Julio, un reloj y unas sillas custodiando la vereda auguran un lugar casi mágico. De la tranquilidad de las callejuelas de Recoleta al atravesar la puerta de The Shelter Coffee la sensación era como si en cualquier momento Harry Potter y sus pócimas o James Bond con música de Portishead gateando por el aire nos recibirían en este espacio de otro tiempo, de otro lado. Una ambientación inspirada en bar inglés antiguo, con todos los detalles cuidados, sillones Chesterfield que rebozan comodidad, sillas y mesas refinadas en madera oscura, barra clásica, azulejos en colores marrones acompasando los detales de las maderas y los muebles añejados.

IMG_20180620_131712218IMG_20180620_131718263IMG_20180620_131727954_LLIMG_20180620_135715566_BURST000_COVER_TOPIMG_20180620_135834698

Se respira ambiente, se suspende el tiempo; un poco de Londres recorre el aire respirado tan solo unos instantes (eternos). Afuera un ventanal magno solo deja ver una calle despobladamente detenida. Quizás no queremos que se termine la experiencia, el sillón hunde nuestros cuerpos, la música alta pero amable permite charlar, disfrutar. Muchos extranjeros con sus flat white, muchas parejas maduras con su diario y su relajo matutino; solo falta un puro (y una varita o el auto de Bond estacionando en la puerta).

Luces intimistas cómodas a las retinas, penumbras y sombras que se esconden para luego despertar, pero siempre nos resguardan.

IMG-20180620-WA0051IMG-20180620-WA0042IMG_20180620_135606905IMG_20180620_133444712_LLIMG_20180620_133424378_LL

Con una carta para llevar como souvenir que contempla varias opciones de café de especialidad, ensaladas, bebidas, tragos, cold brew, y sándwiches. Con amable atención y disposición. Con un café Colombia de beneficio lavado, de altura (región Cauca, Típica Caturra, Finca “El Tambo”, grano a la venta por $280 el cuarto), aromático, herbal, con buen cuerpo, intenso, potente, de una profundidad envidiable, acidez frutal marcada pero deliciosa, chocolates, frutos secos y finish suave y agradable. El baguetín de pollo de calidad, cremoso, con morrones asados, mayonesa y buenos condimentos. Acompañando un agua limonosa.

 

IMG-20180620-WA0039IMG_20180620_135609729IMG_20180620_132009810_BURST000_COVER_TOPIMG_20180620_133419554_LL

Un lugar con mística, accesible, casi oculto, casi lejano, pero certero. Distinto de otras cafeterías de especialidad y singular, saliendo de la “onda” tipo industrial. Por eso es mágico, por el ambiente exótico y refinado, por sus baños tapizados en cuadrille escocés, por sus griferías, por sus lámparas que enfocan y se van y no nos dejan, por sus blancos y sus negros, por los detalles, como cualquiera y como nadie, en donde hasta no sorprendería ver a Harry tomar un espresso o una cerveza de mantequilla junto a un Dementor apaciguado y feliz.

 

*****

The Shelter Coffee

Arroyo 940 (Recoleta)

CABA.

logo

café, Uncategorized

FERIA FECA: solo café!

IMG_20180519_103353949

Las ferias suelen mezclar sentimientos, sabores, tradiciones y a mucha gente. En este caso la Feria FECA organizada por el GCBA en la plaza República del Perú, nos trajo una interesante mezcla de cafés, cafeterías, pastelería y bollería. Cafés (de diversos orígenes, calidades, blends), bares notables, cafés más comerciales, pero todos unidos para promocionar y dar a descubrir las distintas variantes de cómo se puede tomar esta bebida revolucionaria y tan arraigada a la cultura porteña.

Atinadamente se llevaron a cabo distintas charlas sobre todos los aspectos del café y talleres con la participación del público. Se habló del espresso correcto y sobre el café que tomábamos en Argentina (amargo, largo y sobreextraído, preparado así nomás); que desde la irrupción del Barista profesional se está cambiando la forma de pedir y exigir un café elaborado de manera adecuada, sin perjudicar el producto, tratando de sustituir los paradigmas vigentes en donde por un alto precio nos acostumbramos a tomar un café de baja calidad. En esta charla participaron gente de Illy, Tienda de Café y la cafetería de especialidad Negro.

IMG_20180520_181556709_LLIMG_20180520_173714637IMG_20180519_104447994IMG_20180519_121457030

También hubo charlas sobre los distintos tipos de filtrados y su forma de prepararlos en el hogar. Se habló sobre los diversos orígenes del café y el cinturón cafetero (regiones donde crece el cafeto), e incluso sobre la sustentabilidad en la producción del café. También sobre la salud y el café, y el auge del café frío.

Hubo tiempo para charlas sobre el café que se toma en Italia con la participación amena y llena de anécdotas del chef Donato de Santis.

IMG_20180520_173034121

Participaron en esta segunda edición varias cafeterías de especialidad (obviamente a las que fuimos sin dudar y con las que en la mayoría coincidimos en su visión de cómo se debe preparar y tomar el café), las cuales ofrecieron los mejores cafés del fin de semana:

MOTOFECA, ya hicimos una reseña de su local y en esta oportunidad charlamos de café con uno de sus dueños y con gran disposición nos contó que hacen cursos en su local del Centro, en donde también se pueden ver las jornadas de tostado. Bebimos un Bolivia muy bueno. Croissant de almendras relleno con crema pastelera excelente. Con un Nicaragua en versión filtrado. El domingo tenían un Brasil de Minas sacado en formato espresso.

BOTE, siempre con su buena onda. Probamos un espresso Sierra Nevada, colombiano riquísimo, a un precio muy conveniente. Tenían los latte de otoño (tuneados, con muy buenas combinaciones). Pastelería de las mejores.

IMG_20180519_125544725

CIGALÓ, (del cual ya hicimos una reseña de su local), presentaron solo aeropress y chemex, el sábado y el domingo sumaron su exquisito blend (El Salvador, Etiopia Goji, Etiopia Limu). Además su pastelería lograda. El Nitro Cold Brew (modalidad temperatura ambiente) y su cremosidad se llevó nuestros aplausos. Su atención como siempre fue muy amable.

IMG_20180519_114753477IMG_20180519_110811383

HÁBITO, con su buena predisposición, y un Nicaragua de beneficio Natural excelente, un lujo para la feria, también ofrecido para la venta. Pastelería insuperable, incluso tenían budín de choco y alfajores sin TACC.

IMG_20180519_103830394IMG_20180519_103904038_HDRIMG_20180519_103907684

ZAVALIA CAFÉ, una de las grandes sorpresas fue poder conocer esta cafetería y la buena atención de su dueño y empleados que amablemente charlaron un rato con nosotros. Presentaron un Honduras, beneficio lavado, aromático, picoso, tostado por ellos, de los mejores de ese origen que hemos probado. Sirve para espresso y filtrados (lo tenían a la venta). Contaban con pastelería.

IMG_20180519_105011440IMG_20180519_105009559_BURST001IMG_20180519_105013903_BURST001

IMPORT COFFEE COMPANY, conocidos por su rico café Illy y sus chocolates, esta vez no probamos su café, para nosotros ninguna novedad.

IMG_20180520_172956373_BURST000_COVER_TOP

USINA CAFETERA, con pastelería que se veía muy bien y uno de los pocos que no pudimos probar (fuimos el domingo a por eso, pero la cantidad de gente que llenaba casi todos los stands no nos permitió llega a ese café, aunque ya conocemos su buen producto del local de Av. Triunvirato).

LA UNION, tenía una muy buena pastelería y café Puerto Blest de garantía.

De nuestros preferidos y uno de los pioneros que nos han enseñado a tomar café del bueno, NEGRO con su blend nos ofreció la calidad de siempre.

IMG_20180520_173343364

PUERTO BLEST, uno de los precursores en traer a la Argentina distintos orígenes, allanando el camino para el café de especialidad, y sus artículos para café como máquinas espresso y elementos cafeteriles.  Tenían a la venta pavas, cafeteras de filtrado (aeropress, chemex, V60), papel de filtro, tampers, termómetros, etc. Ofrecían una experiencia sensorial del RITUAL DE CAFÉ LAVADO NATURAL con dos filtrados distintos. Presentaron también un Cóctel de café, cafés de orígenes americanos a la venta y Cold Brew.

IMG_20180519_113605932IMG_20180519_113557199IMG_20180519_113510106

Notables: LOS GALGOS, LAS VIOLETAS, GATO NEGRO, de los cuales no probamos el café, pero estaban muy bien presentados y destacaba su excelente pastelería y chocolatería.

IMG_20180520_172930028IMG_20180520_173110145

TOSTADO CAFÉ, la patisserie LA MARGUERITE, CABRALES, entre otros, ofrecían sus productos.

IMG_20180520_173456633_HDRIMG_20180520_172940754

CAFETERAS ASCASO, mostraba sus máquinas espresso para el hogar de 20 bares de presión.

IMG_20180519_114257676

La Asociación de hoteleros, restaurantes, confiterías y café (HRCC) mostraba un breve Camino Sensorial desde el café verde pasando por el tostado, hasta el molido, de Brasil y Colombia.

IMG_20180520_173501826_HDR

EXIGÍ BUEN CAFÉ, con artículos, libros, tazas, cafeteras, completaba la diversidad de stands.

Los FOOD TRUCK acompañaban con helados, chocolates, burgers, tequeños, arepas, sándwiches, pizzas, etc: COMPAÑÍA DE CHOCOLATES, PIZZA PARADISO, NOMADE, COCINA INQUIETA, por nombrar algunas de las alternativas.

IMG_20180519_124210408_BURST001IMG_20180519_111812448

En resumen, una buena jornada de feria, con el foco puesto en lograr un café de calidad y que la gente se acostumbre a ello. Mucho café con leche (aproximadamente por lo que se dijo en las charlas, un 70 % lo consume así), por lo que todavía queda un largo trecho para poder apreciar el café de una manera diferente, obviamente respetando los gustos de todo el mundo.

IMG_20180519_114749884IMG_20180520_173900940_HDR

Una feria que trató de que la gente aprecie un café con sus aromas y sabores a pleno, con su dulzor propio, tratando de educar sobre el café de especialidad y las forma de preparar el café. Mucha gente la disfrutó, especialmente abarrotado el domingo siendo el sábado una mañana fría y tranquila donde el sabor del café nos cobijó plenamente del viento y el sueño sabatino (y hablando de eso, estuvo presente Gaby Sabatini fanática del café).

 

*****

Feria FECA – 2da. Edición

Plaza de La Republica del Perú (Palermo)

CABA.

logo

 

café, Uncategorized

Full City Coffee House: Palermo entre dos continentes

IMG_20180227_182552674

Corre el año 1580, unos 40 años después de la destrucción de la primitiva Buenos Aires, Juan de Garay decide que valía la pena intentar una segunda fundación. Una vez labrada el acta correspondiente, se encargó de otorgar mercedes (títulos gratuitos) a quienes quisieran establecerse en ese lodazal que por entonces era el estuario del Río de la Plata. Uno de los afortunados fue Miguel Gómez, un criollo nacido en Asunción y que tuviera una extensa participación en aquellos años duros que siguieron a la primera fundación. Diez años más tarde, un apuesto maduro de 30 años llega a estas tierras, estableciéndose en unos terrenos linderos que compra de su propio patrimonio. Su nombre es Juan Domínguez, nacido en la ciudad de Palermo (en lo que hoy es Italia), militar de mucha experiencia en la conquista de los Pirineos. No queda claro por qué viene a parar a estas tierras tan remotas, ni qué fue lo que vio en Isabel, hija de don Gómez, su vecino. Lo cierto es que la suerte no estuvo del lado de Juan, quien muy pronto queda viudo, heredando las tierras que ya había recibido su esposa, una vez fallecido su padre. En los mapas posteriores, ambas chacras fusionadas fueron llamadas las “tierras de Palermo” y así quedaron a lo largo del tiempo. Buenos Aires es inmigración desde el arranque, pero los que consideran que el nombre del barrio proviene de los italianos llegados en las olas de inmigración de los siglos XIX y XX están equivocados.

Pasaron los años. La enorme extensión de este predio fue asiento de inmigrantes que añadieron al barrio una interesante impronta de casas de techos altos y frentes europeos, alternado con las famosas casas chorizo, con amplios patios y galerías cubiertas. Sus calles fueron testigos de florecientes bailongos en donde el resoplo de cientos de bandoneones, convivieron con el humilde organito de la suerte; y al mismo almacén concurrían las señoras de la alta sociedad y las mujeres oscuras, en una armonía no exenta de reproches provenientes de ambas partes. Borges situaba la fundación de Buenos Aíres en la mítica manzana comprendida por Guatemala, Serrano, Paraguay y Gurruchaga. Solo una cosa faltó: “la vereda de enfrente”.

Pero como todo tiene su ciclo, Palermo no escapó a la declive vejez de sus habitantes. El empedrado salpicó sus charcos, borrando el cincel de las fachadas y la sordidez comenzaba a ganarle al esplendor. Sin embargo, en las últimas décadas y gracias a la gentrificación (proceso de rehabilitación de un lugar para aumentar su valor), a alguien se le ocurrió que Palermo podría volverse un lugar de amplios lofts a partir de talleres y fábricas desusadas y un polo gastronómico que mereciera la pena el reciclado de las casonas antiguas a punto de ser demolidas. La propuesta comenzó a crecer vertiginosamente y los descendientes de los primitivos inmigrantes vieron a las casas de sus ancestros convertidas en pubs de techos altos, entrepisos utilitarios, o cafeterías de patios añosos, en donde la tranquilidad de la siesta se vio transformada en un devenir incesante de jóvenes, familias, turistas que no terminan de recorrer las calles del barrio.

Los agentes inmobiliarios comenzaron a delimitar el barrio en zonas, comparables con homónimos foráneos. El Soho londinense y su par neoyorkino, le dieron el nombre al sector comprendido desde la Av. Juan B. Justo hasta los límites con Villa Crespo (infelizmente bautizada como Palermo Queens, otra historia), nuestro criollo Palermo Soho, que ni siquiera Juan Domínguez hubiera imaginado. Y más acá de la avenida en cuestión, se erige el Palermo Hollywood, cercano a los estudios de televisión, tal como el barrio americano, asiento de la farándula de por allí. En poco tiempo Palermo dejó de ser el Bosque, el Rosedal, el Hipódromo, el Botánico y el casi extinto Zoológico para ser una suerte de “ciudad dentro de la ciudad”. El sueño de Borges como barrio fundante, “colmado de auroras y lluvias y suestadas” pasó a ser el paseo obligado de turistas y de todos los que buscamos tanto la tranquilidad como el desenfreno. Hay para todos y de todo.

Fue así que hace algún tiempo, recorriendo las calles del Soho, bajando por la calle Thames, como quien busca un refugio cerca de la orilla del otro Támesis, entre la neblina y el frío porteño nos encontramos con ese lugar que resume todas las historias. Una típica casona que guarda seguramente los aromas de cocina de madre y de glicinas perdidas recorriendo el viejo patio en el que todavía se reúnen los remotos fantasmas de la memoria.

IMG-20180425-WA0011IMG-20180425-WA0012IMG-20180425-WA0005

Full City Coffee House alude a ese refugio en donde el aroma del café nos permite abstraernos de los embates de una ciudad cada vez más colmada. Y la historia dentro de la historia nos habla de alguien que abandonó el lejano Támesis para arribar a la calle Thames (“simétrica porfía”, volviendo a Borges), de la mano de una mujer que trasladó las riquezas de su propia tierra en forma de granos de café, para aromar a todo un barrio.

Nomás entrar, el aire se vuelve café. Hay sonrisas desde el comienzo. Un salón ambientado eclécticamente, en donde hay ladrillos, madera, hierro, un sillón, libros, todo regado por una buena música, nos invita a entrar y permanecer. Hay una barra tímida desde donde sucede la magia. La Marzocco aporta el método, Colombia aporta el café y todos se esmeran porque cada taza sea única. Dicen que se puede conocer Colombia a través de su café. Y en Full City Coffee House encontramos muchas variedades de diferentes regiones, tanto para consumir en el lugar, ya sea el espresso como todos los métodos de filtrado, o para llevar a casa en granos o molido en el momento. Excelso, Supremo, Guanes, Nariño, Huila; diferentes regiones, altitudes y varietales que otorgan las experiencias más variadas en nuestro paladar. También hay lugar para algún blend creado en la casa.

IMG-20180425-WA0017

En Palermo se albergan muchas cafeterías de especialidad, todas ellas muy buenas, aunque no siempre ofrecen algo diferente como para atraer clientes que procuran dar una vuelta de tuerca a la pasión cafetera. Y el origen binacional de Full City nos entrega desayunos de arepas y huevos revueltos con aires colombianos y el típico inglés, compuesto por salchichas, porotos y huevos, que nos harán enfrentar el día con toda la energía. Sea la hora que fuere, se verán jóvenes extranjeros que lo han elegido por las opciones, las variedades y el buen café. Y para los amantes de los espacios abiertos, hace algunos meses, han habilitado un bonito patio trasero, con dos niveles, en donde cuchichean los amables fantasmas de los antiguos moradores de barrio.

En cuanto a café, la carta nos ofrece todas las variantes frías y calientes. El capuccino es uno de los más correctos que hemos probado. Cremoso y artero como una seda acariciando el paladar. Con buen asesoramiento nos adentramos en algunos filtrados, método Chemex, Clever, prensa francesa, Aeropress y V60.

Pioneros, tanto como café de especialidad como también en enseñaros a comprender que el azúcar es obsoleto en el café de origen, en amar los distintos métodos de filtrado y a disfrutar del café correctamente preparado.

Y si de cosas dulces se trata, recomendamos una exquisita deconstrucción de un tiramisú cuyo único defecto es que se termina enseguida. Hay croissants de calidad, lemon pie, crumble de manzana, brownie (con helado), postre tres leches, entre otros. También ensaladas, sándwiches varios y desayunos muy recomendables y convenientes; tés, jugos, limonada de coco y cervezas.

IMG-20180425-WA0002

Dictan cursos de barista, cupping (catas de café) y tuestan ellos mismos sus granos.

En definitiva, si andás pateando callejones en Palermo con ganas de tomar un buen café, navegá por Thames y quedate en la vieja casona de Full City Coffe House. Un buen libro o algún trabajo con la compu serán apenas una excusa para quedarte y probar lo mejor de Colombia.

 

*****

Full City Coffee House

Thames 1535 (Palermo)

CABA.

logo

 

 

 

café, Uncategorized

COFFEE TOWN: la ruta del café

IMG_20180311_154820035

¿Quién pudiere probar todos los cafés del mundo? Americanos: Colombia, Brasil, Nicaragua, Honduras, Guatemala, Bolivia, Perú, Hawái, entre otros. Africanos: Etiopía, Kenia, Tanzania, Malawi, Burundi, Ruanda, Uganda y algunos más. De Asia: Sumatra, Java, Papua, Malasia, India, etc. Para todos los aromas, alturas, colores y paladares, con distintos tostados y para diversos métodos de filtrado o como un sutil espresso. Esa pregunta se contesta con un: “Cualquiera que esté cerca de Coffetown”, porque Coffetown nos acerca el mundo del café o los cafés del mundo a su cafetería (hay dos locales más, el original en el mercado de San Telmo y en Recoleta). Este pionero en el café de especialidad en la Argentina logró crecer a base de la calidad y diversidad de su producto, sin dejar de lado la esencia de lo que difunden: el café cuidado en todas sus formas. Ofrecen muchísimas combinaciones de cafés de numerosos orígenes y distintas formas de extracción por lo que lo hace un lugar casi único para poder degustar todas las variantes de la bebida en cuestión y así disfrutar las tantísimas propiedades organolépticas que otorga.

IMG-20180311-WA0015

Nuestra experiencia discurre en Barrancas de Belgrano a pocos metros del Barrio Chino. El local tiene su típica fachada negra con un amplio ventanal para el take away. Dentro trasciende una gran barra de madera reciclada, sillas altas acolchonadas para estar cerca de donde ocurre la acción, sillas bastantes cómodas y algún sillón enmarcando a mesas de madera clara. Un interesante aroma a café corre por el aire. Al igual que una música que se escabulle en el ambiente. Paredes en negro con los distintivos orígenes del cafeto y alusiones a la populosa bebida. Luces como tuberías enriqueciendo los aires moderno-industrial.

Atienden en la mesa que uno elija. A veces puede tocar una camarera que recién empieza (y es compresible, y hay que ser paciente, el lugar lo vale y no tiene por qué saber todas las inquisiciones sobre el café, allí entra en juego el barista).

La carta es muy completa, en donde destaca como dijimos, las amplias variedades de café (explicados detalladamente) y sus convenientes formas de extracción para que se disfruten al máximo. V60, Aeropress, sifón chino, Chemex (distintos filtrados, distintos cuerpos, aromas, etc.). Hay espresso, lattes, capus, licuados, y quizás uno de los frapuccinos de dulce de leche más ricos de la historia. Varias cosas dulces para acompañar: bollos, budines y medialunas. Y algún que otro costado salado.

La atención, en general, es bastante correcta. Sus empleados son muy jóvenes y llevan el barco más que bien. El barista estuvo muy atento y dispuesto a asistirnos para recomendarnos el V60 (ratio 1:15, proporción entre gramos de café molido y gramos de agua) como método de filtrado para el Sumatra que habíamos elegido (Mandheling de la región de Aceh), y así poder apreciar sus tan ricos aromas: complejo, muy perfumado, alicorado en frutos y cereales. Servido en copa destacaba su color profundo. El sabor arribaba con notas dulces, frutos rojos, áspero al final, acidez ligera, poco amargor. De los mejores cafés en V60 que hemos probado (variedad superlativa).

IMG_20180311_152039829

Es un lugar muy interesante, donde destaca la inmensa cantidad de orígenes que se pueden probar. Quizás no es el tipo de ambiente que elegiríamos seguido aunque ya nos acercamos varias veces (preferimos algo más intimista donde el trato con el barista sea de una interacción fluida y personalizada, pero es un gusto sumamente personal). En precios es algo más elevado que el promedio, pero el local está en Belgrano y además la exclusividad del producto lo vale. Tuestan ellos mismos y se pueden comprar varios de sus granos para llevar entre algunas otras chucherías relacionadas con el mundillo cafetero. Nosotros llevamos el Sumatra pues es imprescindible.

 

En síntesis, un lugar bien ubicado, más cómodo que el de San Telmo, donde destaca la posibilidad de poder recorrer la Ruta del Café, un viaje que, aunque no nos movamos, está compuesto de curvas aromáticas y sabores emergentes alrededor del mundo. Único y altamente recomendable.

 

****

Coffe Town – Specialty Coffee Roasters

Juramento 1717 (Barrancas de Belgrano y sucursales)

CABA.

logo

café, Uncategorized

BOTE CAFÉ: a navegar por el café…

IMG_20180314_154023568

En el barrio de San Nicolás se erigen, como apropiándose del cielo, edificios y monumentos históricos, casonas y multiplicidad de oficinas. Y por supuesto la gente que transita sin observar todo aquello que la rápida cotidianidad no les permite debido a las urgencias y el trabajo. En las cercanías de Av. Corrientes y Av. Callao no solo se instala la música de Zival’s ni las letras de sus libros, tampoco se destacan los cafetines históricos como La Opera, ni el recientemente remozado Los Galgos, ni los modernosos Subway o Starbucks. Por suerte, es hora de algunas otras alternativas. La tercera ola del café de especialidad está cubriendo poco a poco los barrios porteños y San Nicolás no es la excepción.

IMG_20180314_154018073

A pocos metros del cruce de avenidas famoso podemos encontrar a Bote Café. Un salón de amplia arquitectura, ladrillos a la vista, altura en sus longilíneos espacios, gran barra completa coronada con una imponente cafetera Rocket de origen milanés delante de paredes con azulejos negros. Toque industrial y Avant Garde. Nos encontramos con buena música, de soberbia acústica, gran aire acondicionado clave para días de calor agobiante y para escapar del suplicio del asfalto y la rutina. Sin opción de sillas en las cercanías de la barra en cambio hay gran cantidad de mesas de madera para 2, 4 y hasta comunitarias. Acompañan sillas de madera en negro y en rojo, con un diseño certero y minimalista como el ambiente. Lo importante es la atención (muy amena) y el café, por supuesto.

IMG_20180314_142823982

El lugar no maneja una carta, pero si unos pizarrones en donde explican a la perfección qué es lo que ofrecen. El sistema consiste en pagar en caja y te llaman para retirar tu pedido en la barra. Cuentan con Take-away.

IMG-20180324-WA0000

Se destaca la higiene y la limpieza del lugar, asombrosamente cuidado, una rareza en estos días.

En cuanto a los productos, están presentes todos los tipos de cafés calientes que se acostumbra en la cafetería de especialidad, respetan lo tradicional y las costumbres del barrio, con opciones que se pueden adaptar al gusto del cliente. Hay espressos, capuccinos, frappes, lattes de todo tipo (hasta el tan afamado matcha latte) y en cuanto a filtrados solo el cold brew de la casa (por ahora).

Para acompañar o comer, ensaladas, sándwiches, tortas, roll de canela, medias lunas, pan de queso (bollería horneada en el lugar). También licuados, gaseosas, aguas y tés.

IMG-20180324-WA0003

Nos pedimos unos espressos. Origen Brasil, Minas Gerais, 1050 m. de altura. Aroma interesante a chocolate y madera-terroso. Cuerpo medio, buena crema dorada normal y persistencia adecuada. En boca, un café equilibrado, amargor balanceado, picoso, chocolate, bastante complejo, con poca acidez (seguramente por al atura media-baja del cultivo del grano) que aparece cuando se va enfriando la bebida. Muy rico.

IMG-20180324-WA0001

Nos contaban amablemente el dueño y los baristas que es un café que les proporciona la firma La Motofeca. Les gustó esta variedad de Brasil por su adaptabilidad y equilibrio en cuanto a características organolépticas. Con el mismo tipo de grano, pero con un grado de tueste menor fabrican su Cold Brew de 12 horas de extracción que tuvimos la oportunidad de probar y tiene una frescura y sabor de los mejores en términos de filtrados en frío.

IMG_20180314_142820480

Gran sorpresa saber que el buen café zarpó hacia los barrios, en donde todavía se necesita de la ardua tarea de mostrar todas las riquezas del café de especialidad. Bote Café con sus casi seis meses de edad, lo logra con creces, con productos de calidad y un concepto de local superador. Altamente recomendable para los amantes del café del bueno.

 

*****

Bote Café

Av. Callao 477 (San Nicolás)

CABA.

logo

café

ROOT COFFEE HOUSE, la curvatura del café.

IMG_20180322_182652139

La semilla se sembró hace solo 2 semanas. Plantado el cafeto asoma la plántula, un brote se estira dejando atrás la tierra, abrazando el cálido terruño que eligió un otoño de Buenos Aires que recién inicia. Aquí no hay fotosíntesis, a través de sus conductos solo fluye café: cold brew que baja de algún deshielo, espressos de cuerpo portentoso, capuccinos con copos de cielo. Todo transita sobre el pasaje curvo Santos Discépolo, tan escondido como apacible.

La planta en cuestión se llama Root, y claro que, hecha sus primeras raíces sobre el café de especialidad, sobre una Buenos Aires que busca el café absoluto.

En esta peculiar búsqueda, donde los brotes cada vez se diseminan más y nosotros no damos abasto en cosecharlos, en un día que el sol iluminaba de lleno a una lluvia que nos acariciaba algunas canas, llegamos a la puerta de este nuevo bastión del café de calidad.

Fachada típica, concepto minimalista como por dentro, con ventanales grandes que dejan vislumbrar la curvatura del paisaje allí afuera. Un adentro amplio, alto, con ladrillos bruscos que apaciguan lo rústico, con algunas paredes y la barra impregnadas de negro. Se abre en una especie de loft con una mínima selva de lámparas que cuelgan y se dejan arrullar por una suave brisa desde la puerta, descargando su luz sobre 7 mesas redondas tan blancas y sillas Tolix tan negras, más una super mesa comunitaria para que la gente se acostumbre a la gente. También hay lugar para una lejana estantería con libros cafeteriles y novelas gráficas para inspeccionar. La barra es amplia con 4 sillas cómodas para poder admirarla. Una cafetera La Marzocco hace su gracia y la secundan varios molinillos, cafeteras de filtrados varios y cosillas dulces de todo tipo para acompañar al actor principal.

IMG_20180322_172703714

Buen ambiente, aires de tranquilidad y ostracismo suave, música armoniosa y presente como el hermoso aroma a café.

En las paredes tras la barra se enciende el menú, porque literalmente un proyector que cuelga sutilmente del techo nos indica qué podemos tomar y comer (hasta en inglés de ser necesario).

IMG-20180323-WA0014

Nos atendieron muy amablemente en la barra y luego nos sirvieron el café en la mesa que elegimos. Por suerte el barista nos informó que dentro de los orígenes que ofrecían: blend de la casa (Bolivia 60%, Colombia 30% y Brasil 10%) y su Etiopía (Guji de 1850 m. de altura, tostado por Café Registrado) también contaban con un poco de Ruanda cortesía de un amigo que lo trajo de Alemania. Ni lo dudamos: dos espressos Ruanda por favor.

Además de los distintos cafés tradicionales típicos de especialidad, hay batidos, exprimidos, lattes fríos, filtrados en V60 y la turbulenta Aeropress.

Para comer ofrecían budines varios, croissant, entre otras comidas dulces, pan de queso, tostados, y unos llamativos Stroopwafel (waffle de origen holandés, con caramelo y especias o su versión vernácula con nutela) que obviamente elegimos para probar (el original es de especias). Este doble barquillo redondo como un waffle más blando, muy rico, suave y especiado, marida muy bien con cafés poderosos.

 

El Ruanda (lavado, 1600 m.), fue uno de los mejores espressos que hemos probado, sin dudas. El carácter típico de los cafés africanos, con mucho cuerpo, intenso, aroma a maderas, caña, azucarado, almendra, chocolate. En boca se presentó dulce, de acidez suave pero marcada, amaderado, frutos secos, afrutado y picoso. Una bomba excelente que esperemos alguna vez poder volver a degustar. Correctamente preparado.

IMG_20180322_170359095

 

El lugar es muy acogedor, tranquilo, alejado de las vorágines ajenas y propias, en pleno lugar céntrico, con una atención personalizada en donde explican con amabilidad a cualquier preguntador inquisidor como nosotros que amamos el café. Una experiencia que nos invita a volver y volver.

IMG_20180322_164944047

Root es un café casi oculto, claramente hay que descubrirlo, pues recién brota con todo y sus aromas, y por supuesto, ya echó raíces.

 

*****

ROOT Coffee House

Pasaje Santos Discépolo 1830 (San Nicolás)

CABA.

logo

café, Uncategorized

CAFFE MARINI: Una nueva morada del dios del café.

IMG_20180306_155227659

Se dice que el dios del café tiene varias moradas. Muchas de ellas se reparten entre Palermo y el Microcentro. Esta vez, la divina providencia nos llevó a una que se estableció en San Martín 487, un elegante refugio en donde el mal humor de la mañana se disipa entre los vapores de un buen café. Y una vez que los mercados cerraron, encontrarás allí el mejor lugar en donde disfrutar tu filtrado caliente o tu cold brew, redondeando algún negocio o simplemente charlando con algún amigo con espresso en mano.

IMG_20180306_155233958

Caffé Marini se levanta como ese rinconcito que nos aparta del entorno bello pero hostil de la city porteña. No vas a encontrar aquí mesas para debatir los pormenores del partido del domingo o el movimiento del dólar. Dos barras, una central de mármol (o muy similar) que nos hace recordar los viejos y coquetos bares de antaño (hoy en día el Tortoni se sumió en el absurdo fango de la tilinguería) y otra barra, frente a la ventana, en donde el trajín de afuera no se incorpora al interior de tu pocillo, mientras permanecés sentado en una de las sillas más cómodas que hemos experimentado en este tipo de cafeterías (al fin alguien se preocupa por este detalle). Y si optás por la barra principal, te sentirás parte de todo el proceso de extracción del café. Inmersos en todos los adminículos, viendo en acción a los baristas en un entorno elegante y minimalista, en color negro con dibujos en tiza de cafeteras que solo se cortan con elegantes pinturas florales del cafeto.

IMG_20180306_161752109

Quizás el mejor lugar para entender el café de especialidad y estar en la primera línea de su factoría.

Esa tarde hubo mucho café y mucha charla amena con su dueño, Emanuel, un emisario del dios del café, de ancestros orientales y con toda la onda porteña. Un espresso de las alturas de Guatemala a través de cuyo aroma se advierten las maderas de los bosques haciendo el amor con algún resto de cebada y chocolate. Una buena acidez precedida de un dulzor instantáneo inundando tu boca, en conjunción con las sutiles notas amargas que se quedan por un rato, recordándotelo. Un cuerpo presente y un equilibrio notable, aprovechado por la excelente extracción, a la temperatura justa y con una dorada crema insistente.

Después vino el filtrado: granos provenientes de las lejanas tierras de Etiopía, extraído con V60 y protagonista de uno de los mejores cafés que hemos probado. El aroma intenso, cebadas, frutos secos, madera y tierra albergando un sabor exquisitamente equilibrado, en donde los frutos aparecen inmersos en miel y cereales propios de una tierra que ha regalado el café desde los inicios de la historia; todo esto habitando en un cuerpo redondo que solo está diseñado para el placer.

IMG_20180306_155231291

Hubo un tip sorpresa: un filtrado por goteo en frío (tipo dash coffee), deliciosa manera de culminar una tarde en el paraíso. Mientras llueve un ligero blues en nuestros oídos.

En esta tarde perfecta, observamos que circulaban unos bollitos de queso pecaminosos y también medialunas. Había espacio para unas estanterías con insumos relacionados con el café. Y todo tipo de chiches para que los que amamos este mundo nos babeemos por distintas cafeteras de filtrado y una hermosa máquina espresso “La Marzocco” manejada magistralmente. Los precios, sin nada de extravagancias, estaban dispuestos en un sobrio cartel negro con letras blancas. Un ambiente que invita a quedarse atendido por gente que le gusta lo que hace.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

EL dios del café multiplica sus moradas, y nosotros sus adoradores, les damos la bienvenida a cada una de ellas (Caffe Marini con tan solo 1 mes de edad), siempre y cuando los preceptos y rituales se cumplan, para elevarnos al nirvana más absoluto en este sano fundamentalismo de querer tomar un BUEN CAFÉ.

 

******

Caffe Marini

San Martín 487 (Microcentro)

CABA.

logo

café, Uncategorized

NEGRO CUEVA DE CAFÉ: el señor café.

IMG-20180223-WA0011

 

Ahí viene. Invade casi, llega, al fin, el aroma… café. ¡Un señor café! Por allí hay otro. ¿Qué es esto? Scones recién horneados, alguna bollería que ataca las narinas, nos sentimos perfumados. Y luego, aquél otro, no nos deja descansar, un embelesador limón que lo dice todo… eso es un budín, aunque no lo veamos…

Hablar de Negro Cueva de Café es sentir todo lo anterior y mucho más, es café, es uno de los bares pioneros en los granos de especialidad y con un concepto arraigado. Cuando lo conocimos, este mismo local de Suipacha, era el primero y pronto abrirían otro y otros… Ya son 4 sucursales en casi 3 años. Fuimos a tres y la experiencia es siempre buena (confesamos que la primera vez que nos acercamos no podíamos creer que exista un lugar donde hacían del café un culto, maravilloso). Hoy una parada obligada de oficinistas y amantes del café.

IMG_20180222_152312310

Entrar a Negro es casi como estar en un bar neoyorkino setentoso, en blanco y negro, donde en las paredes se ven referencias al café, como altares. La entrada es una gran mampara característica, vidriada, formada por pequeños rectángulos de colores que dejan tenuemente pasar a la imaginación para ver lo que hay tras ellos.

Una vez dentro todo combina, una gran barra con 6 sillas cómodas, otras varias mesas para 2, 3 y las que se formen (delicadamente nos armaron una para 4). Todo en madera tipo haya con sillas Tolix negras. Algún ladrillo a la vista estilo industrial que tan de moda está ahora. Hay una escalera que da a los baños. Hay algunas estanterías con productos para el café (cafeteras de filtro, vasos, algunos tés, filtros, etc.) y granos a la venta (blend propio y de orígenes de Puerto Blest).

IMG_20180222_152318466

Detrás de la barra la magia está dominada por una cafetera Simonelli blanca (bellísima) y rodeándola todos los implementos del barista. Arriba de ellos un cartel con los precios en letras blancas con fondo negro obviamente. Y abajo nuevamente baristas piolas. Esta vez estaba Cannan Darpino (un barista que se ha codeado con los primeros lugares de algunos concursos de la profesión: Exigí Buen Café, por ejemplo) que siempre prepara excelentes cafés y siempre esta con una sonrisa (muy difícil de conseguir en estos tiempos). Todos los baristas son profesionales y siempre que fuimos están a disposición ante cualquier consulta.

 

IMG_20180222_152309246

Te atienden en la mesa o en la barra, También hay take away y tarjetas.

En cuanto al producto, el café y su preparación siempre es excepcional. Hay espressos, capuccinos, lattes, Cold Brew, Flat White, caramel, tés, coctelería con café, etc. En la carta podés encontrar ofertas fijas de desayunos y almuerzos, croissants, tostadas, scones, budines, pan de queso, mini tortas, cuadrados dulces, etc. Hay exprimidos, jugos, limonadas, yogures naturales. Hay tartas, ensaladas y sándwiches que están muy buenos, vienen en baguettines con alguna ensalada de turno y limonada. Los precios son moderados y muy bien para comer al paso y tomar un rico café. Calidad de productos nunca falta.

IMG-20180223-WA0007

Tienen todo tipo de filtrados, uno puede experimentar con Chemex, Prensa Francesa, V60, Aeropress, Sifón Chino. Permítanse probar, cada filtrado es un mundo y otro mundo es un espresso (olvídense del americano quemado de las viejas cafeterías).

Nos pedimos espressos, de origen Nicaragua, muy equilibrado y aromático (generalmente tienen un blend de la casa). La crema se sostenía bien y duraba, la temperatura era justa. El olor con un amaderado embriagador. La acidez no dominaba, era algo picoso y muy balanceado. Muy buen café.

taza negro

En definitiva, estamos ante uno de los grandes fenómenos de las cafeterías de especialidad de la Argentina, con un gran crecimiento, predilecto de los freaks del café y de cualquier amante del oro negro y de las grandes sensaciones. Un ambiente rico y agradable, en donde la música sutil siempre abraza al igual que los aromas.

… y estamos en Nueva York, con ese olor que invade, Negro, es café (aunque si lo veamos).

 

*****

Negro Cueva de Café

Suipacha 637 (microcentro) y sucursales.

CABA.

logo