café, coctelería, feria/fetival/congreso, Uncategorized

FERIA EXIGÍ BUEN CAFÉ: café para todos los gustos…

IMG_20180827_144530053

El pasado 27 de agosto se celebró en las instalaciones del prestigioso hotel Four Seassons la 6ta. Edición de la feria de cafés de calidad Exigí Buen Café (una gran organización de @exigibuencafe). La jornada se realizó durante todo el día y contó con stands que ofrecían maquinaria de café, utensilios, café de especialidad de distintos orígenes, etc. También se disputó el 6to. Campeonato EBC de Baristas en cual cada uno de los 8 participantes disponía de 10 minutos para mostrar como preparaban dos espressos, dos capuccinos y una bebida de autor con café. El ganador de esta edición, que fue elegido por prestigiosos jueces sensoriales, fue el barista de Import Coffee Company: @gabbybarista, el cual creó una bebida a base de espresso Guatemala (Illy), vodka, Tía María, leche de coco, almíbar de cítricos y tierra de café.

IMG_20180827_145852765_LLIMG_20180827_151054545

También hubo lugar para el 1er. Concurso de Arte Latte donde distintos baristas tenían que lograr en 3 fases de competencia diversas figuras con leche emulsionada sobre el café: rosetas, tulipanes y cisnes. En la fase final, y luego de un desempate, se consagró campeona Ángela Cho de Serendipity haciendo la figura de una rosa láctica.

En el mismo acontecimiento se disputó por primera vez el Torneo de Café y Espirituosas con Café (coctelería) el cual fue juzgado por reconocidos jueces que eligieron como el mejor a @yefry_the_bartender

IMG_20180827_171248793IMG_20180827_171246943IMG_20180827_155004715IMG_20180827_154959893_HDRIMG_20180827_154204317

Participaron esta vez los siguientes stands:

Puerto Blest, con una práctica sensorial comparando un café de beneficio lavado de Colombia contra un café de beneficio natural de Nicaragua, muy ricos ambos, con acidez marcada el primero y con aroma y sabor aceitunado el segundo. Grandes diferencias y una buena forma de aprender sobre las características sensoriales que otorgan los distintos beneficios (formas de procesar la cereza de café). También ofrecían café filtrado en chemex.

La Tienda del Barista, mostraba maquinaria Nuova Simonelli y Victoria Arduino, maravillosas y afamadas máquinas.

Import Coffe Company, ofrecía su café Illy para llevar y degustación.

Usina Cafetera, ofrecían su café tostado por Puerto Blest.

Ascaso, con su maquinaria de origen español.

Tía María, ofrecía cócteles con café.

Café fundador, Cabrales, Macciato, degustación de su café y también para llevar.

Zupay, degustación y venta de galletas y amaretis.

Nespresso y Tiziano Bonini, degustación y venta de sus cápsulas.

Faema, mostraba sus excelentes máquinas espresso de origen italiano.

Mahlkoning, info. y exhibición de los molinillos íconos a nivel mundial.

Café Camposantos, finca de Brasil.

San Remo, muestra de maquinaria italiana.

Criollo, representantes de Faema y también tenían en muestra maquinas nacionales incluyendo Lainex.

Modo Barista, con todo para el equipamiento del barista, jarras, termómetros, todo para el amante del café.

Rocket, info. y exhibición de esta máquina de origen milanés.

Exigí buen café, disponía de libros, tazas, prensas francesas, etc.

También estuvieron: Della Tazza, CoffeeWhirl, Acqua Panna, San Pellegrino, Illy, Kichenaid, Dietrich y Capricornio Coffees.

IMG_20180827_145057953IMG_20180827_144547899IMG_20180827_144539335IMG_20180827_144533318IMG_20180827_155235322

Como grandes exponentes de cafetería de especialidad, ofrecían degustación de sus cafés…

Santa Café, con un Tolima exquisito.

Lattente, como siempre ofrecieron un gran café de Colombia tostado por ellos: sobresaliente y vendían otros tantos orígenes.

La Unión Café, ofrecían un blend Altura 1 (55% Colombia, 45% Brasil) tostado por Puerto Blest. Rico.

La Motofeca, vendían de tueste propio un superlativo Etiopia Guji (1700-1900 m) excelente para espresso o filtrado, y otros diversos orígenes, para degustación y venta.

Hábito Café, ofreciendo su natural muy sabroso.

IMG_20180827_173945388

Se pudieron escuchar charlas sobre café entre las cuales destacamos la de Drescher, donde se contó la importancia del perfil de tueste para preparar un buen espresso; la de José María de Olivera (de café Campos Santos) con una degustación, recalcando el circuito de la planta al tostador, pasando por los distintos beneficios en el café de especialidad; la gran charla de Daniel Cifuentes (Lattente) donde se desarrollaron los distintos pormenores para poder poner en marcha un microemprendimiento cafetero en el país, donde muy didácticamente se contó distintas alternativas, prioridades y realidades para instalar una cafetería de especialidad a conciencia. Excelente. Por otro lado, Agustín Quiroga (Puerto Blest) desarrolló una charla, incluyendo videos, sobre coffee hunting, cómo es una finca, cómo se va a buscar un lote y toda la problemática que ello conlleva, toda la ruta que hace el café verde para que un café llegue a tu mesa, contado desde la experiencia de alguien que sabe mucho.

IMG_20180827_163219350_BURST000_COVER_TOPIMG_20180827_175911462

El clima de fiesta de la industria cafetera (a pesar de grandes ausencias) se vivió y se notaba. Mucha camaradería, cantidad de iniciados en el mundillo cafeteril tratando de absorber información, amplia maquinaría para café (más que otros años), marcas y representaciones nuevas en el país, muchos baristas y aficionados, la posibilidad de probar exquisitos cafés de especialidad (con alguna excepción de café sacado muy caliente, lo cual se entiende por el poco tiempo que quizás tuvieron para calibración) y poder llevar 1/4 kilo de alguno de ellos de orígenes diversos. Una grata experiencia y “el “ lugar para los amantes del buen café, donde cada año se exige (y se está logrando de a poco) que en las cafeterías se ofrezca buen café. Con esta gran iniciativa de EBC el café en Argentina sigue evolucionando para bien.

IMG_20180827_174640882_BURST001

 

****

FERIA EXIGÍ BUEN CAFÉ 2018

logo

café, comida internacional, pastelería, Uncategorized

RONDÓ: de Guatemala a Guatemejor

IMG-20180823-WA0040

Café de Guatemala

Guatemala es un pequeño país de 108.890 kilómetros cuadrados el cual produce uno de los mejores cafés del mundo. Allí se originan increíbles variedades, con sus distintos climas y alturas, se puede cultivar buen café en casi todas las regiones del país. Los cafés guatemaltecos ofrecen una taza limpia, con un buen cuerpo y con diversos grados de acidez.

El café fue introducido en la región por los Jesuitas en el siglo XVIII e inmigrantes alemanes ayudaron a su desarrollo hacia mediados del siglo XIX.

Según Anacafé, actualmente Guatemala produce un 60% más de café que hace 30 años. Con una cosecha de 3,8 millones de sacos de 60 kilos en 2016, posicionándose en el segundo mayor productor de América Central. Hay más de 125.000 productores de café guatemaltecos distribuidos en 20 departamentos, con un total de 305.000 hectáreas de fincas cafeteras. El 30% de la población está dedicada a la industria del café.

Hay 8 regiones diferentes de cultivo, con más de 300 microclimas (aportados por volcanes, lagos, océanos, lluvias, etc.). Las precipitaciones varían de 800 a 5.000 mm/año, pero todo el país tiene una estación de lluvias bien definida. Además, una cadena de 34 volcanes recorre el país, paralela al Pacífico.

La altitud varía entre 1,300 y 2,000 m.s.n.m.

Regiones

Acatenango 

Situado en el sur, el café de Acatenango es conocido por su fragante aroma, cuerpo balanceado y un final limpio y persistente. Se cultiva bajo sombra en 1.300 a 2.000 m., y se beneficia de un suelo volcánico, arenoso y rico en minerales y una precipitación anual de 1.800 a 2.000 mm. La cosecha dura de diciembre a marzo.

Antigua

Antigua, que se encuentra cerca de Acatenango, es conocida por su café dulce, aromático y balanceado. Notas chocolatosas y de caramelo. Está rodeado por tres volcanes: Fuego, Agua y Acatenango, que generan un suelo nutritivo y que retiene humedad. Esto ayuda a compensar la baja precipitación de la región (800-1.200 mm. por año). Las fincas suelen tener entre 1.500 y 1.700 m., y la cosecha es de febrero a marzo.

Atitlán

El café de aquí es conocido por su cuerpo, aroma y acidez cítrica. Se cultiva en las montañas que rodean el lago de Atitlán, entre 1,500 y 2,000 m. El lago crea vientos fríos y suelo húmedo, mientras que la región tiene 1.600 a 2.000 mm. de lluvia al año. La cosecha es de diciembre a marzo.

Cobán

Un poco al norte del centro de Guatemala, está Cobán, un área marcada por intensas lluvias. Con 3.000 a 4.000 mm. de lluvia al año, secar el café es un desafío y muchos productores optan por utilizar secadoras mecánicas. El café, que se cultiva de 1.300 a 1.500 m., por lo general tiene distintas notas de fruta fresca, un cuerpo bien balanceado y un aroma agradable. La temporada de cosecha es de diciembre a marzo.

Fraijanes 

El café de Fraijanes es conocido por su acidez brillante y persistente y su cuerpo bien definido. El volcán más activo de Guatemala, el volcán Pacaya, crea un suelo rico en minerales, y la región tiene de 1,200 a 1,800 mm. de lluvia cada año. El café se cultiva entre 1.400 y 1.800 m., con un período de cosecha de diciembre a febrero.

Huehuetenango

Huehue, también conocido como Huehuetenango, produce cafés con una acidez intensa, un gran cuerpo y notas vinosas. Está en la frontera con México, y es una de las regiones cafeteras más nuevas, dominada por pequeños productores. El café prospera de 1.500 a 2.000 m., y hay precipitaciones entre 1.200 y 1.600 mm. cada año. La cosecha es un poco más tarde en las tierras altas de Huehue, que dura de enero a abril.

Nuevo Oriente

El café Nuevo Oriente tiende a ser bien equilibrado, con cuerpo y con notas a chocolate. Esta área se encuentra en la frontera con Honduras y El Salvador, y el clima local se ve afectado por el Océano Atlántico. Es una región nublada y montañosa con una distribución equitativa de lluvia (de 1.600 a 2.000 mm. por año). El café se cultiva entre 1.300 y 1.700 m.s.n.m. y la cosecha es de diciembre a marzo.

San Marcos

Esta región cuenta con café con delicadas notas florales, acidez pronunciada y buen cuerpo. Tiene la precipitación más alta en todo el país, con 3.000 a 5.000 mm. cada año. Las lluvias estacionales llegan antes que en otras áreas del país, causando cosechas más tempranas. Las fincas se ubican entre 1.300 a 1.800 m.

guat

Es cierto que los cafés con grandes altitudes tienden a tener mejores perfiles de sabor. Una gran altitud indica que el café crece más lento y se vuelve más denso, y la densidad tiene mucha relación con la calidad. Más del 90% del café de Guatemala se produce a 1.300 m. sobre el nivel del mar o a mayores alturas.

La sombra ayuda a regular la intensidad de la luz solar, por ende, modera el ritmo que las plantas de café absorben los rayos solares, esto ralentiza la fotosíntesis y respiración permitiendo la maduración lenta del café. De esta forma se complejizan sus azúcares. También tiene un efecto positivo en el perfil en taza específicamente con relación a la acidez y el cuerpo.

Los cafés de Guatemala cuentan con un gran apoyo por parte de la Asociación Nacional Guatemalteca de Café (Anacafé). Anacafé brinda diferentes servicios como Analab (un laboratorio de suelos, hojas y agua), laboratorio de catación, escuela de café, asistencia técnica y comercialización nacional e internacional. Las regiones cafetaleras han sido asignadas con asesores, de modo que los productores se pueden dirigir a ellos para obtener información y retroalimentación de su producción y técnicas de beneficiado. En un país en donde la mayoría son pequeños productores con un ingreso limitado, este apoyo es fundamental.

Métodos de Producción en Guatemala

Como en gran parte de América Central, el tamaño promedio de las fincas es relativamente pequeño, y predomina la recolección manual, especialmente entre los agricultores de especialidad.

Según Anacafé, el 98% del café de Guatemala se cultiva en sombra. El café de sombra está asociado con una serie de beneficios que van desde el aumento de la biodiversidad y, en consecuencia, una tierra más sana para una maduración más lenta de las cerezas de café que lleva a granos más densos y sabores más complejos.

Variedades de Cafés

En cuanto al café, el 20% del café cultivado es resistente a la roya, como el Sarchimor y Catimor.

Variedades tradicionales de Guatemala: Bourbon, Caturra, Catuai, Pache y Typica (en orden de preferencia).

Variedades introducidas más recientemente: Geisha, Pacamara, Maragogype y Maracaturra.

Existe una tendencia reciente hacia el Robusta de proceso húmedo en regiones de baja altitud, aunque todavía representa menos del 2% del cultivo del país.

Métodos de Procesamiento en Guatemala

El 98% del café guatemalteco es Arábica lavado.

El proceso Honey y natural son raros en Guatemala, pero crecen en popularidad.

La mayoría de las regiones secan su café al sol. Sin embargo, Cobán tiene niveles de humedad mucho más altos y por lo tanto seca de forma mecánica su café para protegerlo de la fermentación. En Huehue, Nuevo Oriente y San Marcos, se encuentra una combinación de ambos métodos de secado.

IMG_20180718_164732174

¿Dónde podemos degustar el café de Guatemala?

Hay varios lugares que disponen de rico café guatemalteco, pero nosotros recomendamos uno en especial por sus aires especiales: Rondó (Rondddó). Y esta cafetería es especial en primer lugar por la calidez de la gente que lo atiende, con buena predisposición y servicio, y con ganas de explicar y hablar de café. También lo es por su ambientación novedosa, minimalista con sus blancas paredes y sus vivos detalles en negro, distintas texturas que acarician los sentidos. Con su decoración de azulejos hexagonales en modernas disposiciones, que dan cierto grado de sofisticación, y por qué no, alma al lugar.

IMG_20180718_161028280IMG_20180718_161030426IMG_20180718_164736803

La cafetería, que abrió hace escasos meses, está, como ya dijimos, ambientada en un minimalismo sutil y blanquecino, tiene una forma de L, con una barra central donde se atiende a los clientes y una lateral en donde se dispensan comidas y jugos (ambas elegantemente revestidas por los mosaicos hexagonales). La luz es delicada e intensa a la vez, en paredes altas y cuidadas. Disponen de una barra con banquillos altos y cómodos mirando hacia el ventanal que acaricia la calle (escena de la lluvia una de las veces que fuimos). También cuenta con 7 mesas en madera natural y caño para dos personas y alguna para 4 (varias mesas forman una columna vertebral con una de las paredes donde un cómodo sillón continuo con almohadones a tono recorre el contorno), con sillas blancas muy cómodas. Buena disposición y con un sonido ambiental relajado.

IMG_20180811_103121156IMG_20180811_103124268_BURST001IMG_20180811_103129135

El estilo le da un cambio de aire a las cafeterías de especialidad, pues es de inspiración de las recientres cafeterías surgidas en Asia u Oceanía, simples y funcionales, pero siempre ponderando al café.

¿Qué pedir?

A pesar de ser una cafetería tiene menús de desayunos, almuerzos y meriendas varias y muy completos. Para los primeros hay croissant, scones saborizados, yogures tuneados, budines, budines FIT, tostadas, tortas variadas (la de carrot cake muy buena), huevos revueltos, muffins, cookies, etc. Y cuentan con alternativas veganas y saludables. Todo con mucha pinta y sumamente cuidado en detalle, dispuesto en una heladera exhibidora insertada entre las dos barras. También hay opciones contundentes de comidas para almuerzos o a la hora del hambre. Sándwiches, ensaladas varias, tartas, tostones a todo trapo, etc. (resaltando el cuidado y la calidad de los productos).

Para a acompañar: aguas, jugos, exprimidos y limonadas.

¿Cómo pedir?

Se puede hacer el pedido en la caja tras la barra principal y te lo llevan a la mesa o sentarse donde elijas y te toman el pedido. El tiempo de espera es muy adecuado.

¿¡Y el café!?

Espressos, lungos, macchiatos, flat white, capuccinos, lattes, americanos, mocaccinos, son toda la carta de café de especialidad (las versiones con leche pueden elegirse también con leche de almendras).

El café con el que cuentan es uno de Guatemala de la región de Antigua, variedad Bourbon, de beneficio lavado, cultivado a 1800m. de altura de la finca San Sebastián, tostado por Puerto Blest.

finca

Finca San Sebastián, Antigua, Guatemala. De aquí sale el café que estás tomando.

 

Lo probamos en espresso, es un café muy equilibrado, con aroma algo cítrico y dulzón, con una acidez justa, con notas cítricas y dejo chocolatoso, gran retrogusto, de cuerpo medio. Para empezar un gran café versátil y rico.

IMG_20180718_160952198

Lo probamos en capuccino, con una gran crema, sedoso, de buen cuerpo, dulce, muy bien elaborado. Excelente.

Las preparaciones de café vienen acompañadas acertadamente con un agua levemente alimonada.

Quizás pronto se venga la barra de filtrados, eso esperamos ¡y por más orígenes de café!

IMG_20180811_102707572

¿Precios, atención?

Los precios son los que se manejan normalmente en este tipo de cafeterías. La atención como anticipamos fue excelente las veces que visitamos el lugar, con grandes charlas cafeteras con su dueño y con una de sus grandes baristas (Verina). Es muy bueno para el cliente, que le expliquen, que lo asesoren, que lo mimen, y para nosotros charlar sobre café es enriquecedor.

IMG_20180811_110442620IMG_20180718_164740982

¿?

Para cerrar, Rondó es más que recomendable. Seguramente irá encontrando su camino, su estilo propio y sus distintos perfiles de cafés. No es una cafetería estática y resalta gente de empuje y con ganas. Es un lugar óptimo para aprender sobre café, está todo a la vista (incluso su Simonelli Aurelia II). Parece adaptada a sus clientes, y esperemos que esto retroalimente y sus clientes adquieran la fascinación por el café correctamente preparado.

La experiencia del conjunto es gratificante, en servicio, ambiente, calidez y sobre todo excelente café, en este caso de Guatemala (o Guatmejor).

 

(fuente: PDG español).

 

*****

Rondó

Uruguay 1048 (Recoleta)

CABA.

logo

cervecería, hamburguesas, Uncategorized

MI BARRIO: LA hamburguesa porteña

 

IMG_20180407_134241002

La Ciudad de Buenos Aires, la de los “100 barrios”, en realidad cuenta con 48 barrios formales (la mitad de los barrios que se hayan en Ushuaia, por ejemplo, la que realmente se podría jactar de tener 100 barrios) en sus 203 kilómetros de superficie. Cada uno de ellos acreedor de alguna singularidad que lo destaca, por su patrimonio histórico, los pulmones verdes, construcciones icónicas o por ver el nacimiento de algún personaje notorio. Sin embargo, la mayoría de estas zonas comparten una misma identidad: el tango, el fútbol y los clásicos bares, estas características son parte de la idiosincrasia local y se convirtieron con el tiempo en atractivos turísticos.

Así es el caso del barrio de Boedo. Este barrio debe su nombre a Mariano Joaquín Boedo, prócer de la independencia argentina y diputado nacional por la provincia de Salta. Se desempeñó como vicepresidente del Congreso de Tucumán y fue uno de los firmantes del Acta de la Independencia. La Ciudad rescató su recuerdo y lo incorporó al catastro municipal el 6 de marzo de 1882, dando origen a la calle que hoy lleva su nombre.

Con el correr del tiempo la zona semi-rural que rodeaba la calle Boedo se fue transformando. Era una importante vía de circulación utilizada por vehículos de tracción a sangre y por tropillas de animales arriadas hacia los antiguos mataderos. Más adelante, y con la llegada de los primeros tranvías, la zona se pobló, se convirtió en barrio y fue habitado por inmigrantes que pronto comenzaron a organizarse.

El barrio de Boedo es un fiel testimonio de esta identidad porteña tan arraigada. Posee una gran riqueza cultural y junto al Abasto es una de las áreas más arrabaleras que posee la Capital Federal. Fue en algunos de sus bares donde músicos y compositores como Homero Manzi y Osvaldo Pugliese les dieron forma a famosos tangos argentinos.

Boedo fue cuna de los primeros teatros independientes de origen proletario y el sitio que eligieron grandes artistas y escritores, como Discépolo, Roberto Arlt, Enrique González Tuñón y César Tiempo, entre otros.

Además de tango y teatro, Boedo también fue sede del Club Atlético San Lorenzo de Almagro, uno de los cinco equipos de fútbol más famosos de la Argentina.IMG_20180816_213008493_LL

 

En Boedo también se encuentra una de las franquicias más recientes de la hamburguesería Mi Barrio (que ya cuenta con 14 locales, incluyendo uno en Mendoza). Ubicado en la avenida Boedo, en las cercanías con el cruce con la avenida Independencia, este local se muestra como un exponente más de fachada cervecera, de banquillos altos en madera y hierro, con mesas largas, comunales e informales. Aquí predominan el blanco y negro como contrapuntos de identidad, con grandes murales que aducen alegorías del barrio que representan (así también es la decoración de otras tantas franquicias, incluida la de Palermo que también hemos visitado). Cuenta con mesas y sillas en la vereda con sombrillas y sillas plegables. (Palermo es igual pero un poco más pequeño y situado en una esquina).

La carta es un pizarrón a tono con el marco de las paredes, en donde se pueden apreciar las distintas burgers o “barrios” (cada una representa el espíritu de algunos barrios porteños), las cuales van desde los 170 g de carne hasta dobles de un total de 400 gramos.

IMG_20180407_13415889137726465_2111724735709161_7489717455716089856_n

El servicio es muy correcto, aunque puede llegar a ser caótico en horas picos (sumados a los take away de apps).

Tienen aguas, gaseosas, cerveza Patagonia tirada que sirven en longilíneos y pitucos vasos.

IMG_20180407_131747539

En las mesas nos encontramos con servilletas, mostazas, kétchup y cuentan con bbq picantes. Las mayonesas se piden aparte pues están refrigeradas (como debe ser). Las burgers se pueden pedir solas o en combo con papas (son de calidad) y bebida a precios razonables (alrededor de 300 pesos). También hay papas tuneadas con queso cheddar derretido y panceta crocante o las papas fritas Bourbon, servidas con una especial salsa BBQ con Whisky Bourbon, carne picada salteada con cebolla, crema agria, jalapeños y ciboulette.

Para la confección de esta reseña elegimos dos de las franquicias (Boedo y Palermo) y comprobamos que no existen diferencias importantes en cuanto a la calidad y preparado del servicio. Tal vez, la de Palermo nos resultó más amigable por la mayor rapidez del expendio y el contacto más estrecho con el personal (en otra entrada de este mismo blog hemos hablado de la historia del barrio de Palermo).

Elegimos algunas opciones del menú:

La Boca, 170 gramos de carne vacuna, cheddar con cerveza (melt), doble panceta, cebolla crispy y salsa Jameson bbq. Muy buena, bien quesosa.

Palermo, carne vacuna, cheddar, panceta, huevo a la plancha, cebolla y salsa bbq.

Puerto Madero, nachos, cheedar, mayonesa de palta, jalapeños, frijoles, cholo, cilantro. Original y diferente.

El pan es muy adecuado, acompaña bien, esponjoso y con semillas de sésamo blanco y negro. La carne (un blend de tres cortes) en su punto, con poco amasado y jugosa. En cada opción, los toppings están equilibrados y son de calidad. Ninguno falta y ninguno sobra.

Cada mes, la firma presenta alguna Burger novedosa que representa a un barrio fuera de los fijos. En este caso probamos la Vicente López:  en donde el pan se reemplazó por un exquisito croissant, pata de jamón natural, mayonesa de trufa negra, duxelle de champiñones, doble queso brie (de impresionante sabor). Un digno exponente de lo que debe ser una burger gourmet bien pensada y equilibrada. Ojalá la incorporen al menú fijo.

IMG_20180816_213951303_LLIMG_20180816_214126150_LLIMG_20180816_215735125_LLDentro del menú, vimos otras excelentes opciones de burgers, incluso una variante vegetariana. Y para los que optan por una opción menos calórica hay ensaladas, la Caesar, una excelente combinación de hojas verdes, pollo, panceta, queso parmesano, croutones y aderezo Caesar y la “de la casa”, Mi Barrio, con rúcula, tomates confitados, queso de cabra, cebolla coloradas, aceitunas y alcaparras.

IMG_20180816_213035409_LL

Mi Barrio es más que una cadena de hamburguesas. Destacamos la variedad, el propósito de innovación y el cuidado de sus productos. Solo fuimos a dos franquicias y la experiencia fue buena en ambas, sin encontrar diferencias. Es excelente que los que vivimos en alguno de los barrios de Buenos Aires no tengamos que desplazarnos hacia los lugares céntricos para comer una buena burger. ¡Dos franquicias más que recomendables!

 

*****

Mi Barrio

Av. Boedo 784 (Boedo)

Uriarte 1504 (Palermo)

CABA.

logo

 

 

bar, café, comida internacional, pastelería, Uncategorized

MALAGRINO/ BIKE & COFFEE: café con aroma a olivos

IMG_20180805_132438083

El norte de la provincia de Bs. As., colindante a la Ciudad de Bs. As., ofrece una variedad de barrios distinguidos, de arquitecturas llamativas y con un poder adquisitivo mayor a la media del resto de la provincia. En el partido de Vicente López, a 1 hora en colectivo (fin de semana), se yergue el pintoresco barrio de Olivos. Oficializado en el año 1770 bajo el nombre de “Paraje de los Olivos”, que desde 1939 se apropió del designio de barrio.

En 1941 se erigió la quinta presidencial de Olivos, ahora sin su famoso paredón (predio donado por los Olaguer).

Más recientemente en el tiempo, un breve polo gastronómico se asienta en las cercanías del Puerto de Olivos (Av. Libertador y Corrientes), bajo monstruosas torres bañadas de modernidad. Para llegar a él, hay que transitar por hermosas casas con vastos jardines, ornamentaciones finas y, a veces, pompas de clásico lujo. La tranquilidad lo invade todo, los inmensos árboles operan para mover sus verdes y así dejar entrepasar la resolana. Calles empedradas cruzan las cuadras más céntricas, plagadas de panaderías y quietud dominguera. También se puede atravesar una gran plaza dominada como un faro costero por la Capilla “Jesús en el Huerto de los Olivos”, fundada en 1897 y abrigada por enredaderas resecas.

El puerto y sus calles linderas, típicas de ciudad costera, tienen la tranquilidad y agitación, de aguas y veleros arracimados, y de gente y food trucks de feria enmarcando el río. Bares y restaurantes circundan la escasa costanera y también se apropian de los halls de edificios magnánimos e innovadores.

IMG_20180805_141036991

Por estas calles, a dos cuadras del río, nos encontramos con MALAGRINO. Una cafetería que abrió hace unos escasos días, inserta bajo un edificio, con grandes ventanales, del estilo de las grandes cafeterías australianas de hoy en día. Posee una barra amplia en donde su cafetera “Victoria Arduino” negra es la protagonista principal y no para de “sacar” distintos tipos de cafés. Además, en este espacio con forma de L chanfleada hay mesas grandes en madera, algunas comunitarias, otras redondas más familiares, y largas barras fundidas a las ventanas con sillas altas. Todo está muy cuidado y bien estructurado, con paredes adornadas por diseño corrugado. El lugar se presenta cómodo pero al ir sumándose gente resulta un tanto ruidoso.

Tiene un espacio trasero, con varias opciones más de mesas amplias y hasta un breve rincón de venta/muestra de marroquinería y bisutería.

El servicio es muy correcto (recién empiezan y se están acomodando), los precios normales, y cuenta con una carta de “Brunch” con distintos platos originales o reversiones de clásicos. Ofrecen una amplia opción en materia de cafetería de especialidad y tés. Tragos, bebidas y vinos completan su buena carta.

El café es un blend tostado por Ninina, sumamente equilibrado en espresso, muy bien preparado, con buena crema, aromático en cebadas, acidez baja y cuerpo medio. Rico, con la sutileza y falta de profundidad características de muchos blends, pero muy cumplidor. 

IMG-20180805-WA0020

La Burger casera con queso cheddar, pepinos encurtidos deliciosos y cebollas acarameladas, sorprende gratamente, con una carne de buen gramaje y sabrosa, de intensidad sugestiva y que en conjunto logra un gran sabor. El pan si bien es contenedor y de buena factura, no destaca; resaltaría al conjunto si se usara uno tipo brioche más suave y esponjoso.

IMG_20180805_143704386IMG_20180805_143816996IMG_20180805_143952734

Otro de los platos excelentemente logrados, es su Burrata: de berenjena asada, tabule, burrata y avellanas. Una mezcla de sabores impresionantes, la cremosidad del queso, el crocante de las avellanas que explotaban en la boca y lo sustancioso del trigo burgol bien ejecutado.

IMG-20180805-WA0021

Tienen una buena pastelería. El café fue acompañado de un cuadradito de brownie sencillamente delicioso y del tamaño justo.

Pedimos un alfajor Jackson, con dos tapas de cookies de chocolate tostado conteniendo una especie de crema tofi. Rico pero demasiado crujiente y empalagoso (para nuestro gusto).

IMG_20180805_151043885IMG_20180805_153213156

Una buena oferta, bruncheo para todos los gustos, buen café y cercanía al paseo del río, otorgan una grata experiencia culinaria global y perfilan a Malagrino como una opción indudable como cafetería de especialidad integrada en el norte bonaerense.

 

 

IMG_20180805_134417923

También visitamos a BIKE & COFFEE. Una cafetería que se encuentra incrustada en la estación Borges del Tren de la Costa, con un aire de galpón colonial, en blanco y gris, amplísima, y con estilo de casa de té, elegante y a su vez relajada. El lugar es clásico, con diseño y distribución que acercan al confort. Ventanales que antaño eran la estación, ahora adornan el paisaje de las vías cuidadas. Fuera y frente a los rieles hay más lugar para sentarse con el regocijo del sol.

IMG_20180805_133616729IMG_20180805_132830265IMG_20180805_132010936IMG_20180805_131948793_HDRIMG_20180805_131945309_HDRIMG_20180805_131941743

El salón consta de una gran barra cuadrada, con la isla para café. Tienen café de especialidad de origen Colombia (también están por agregar Brasil) que tuestan ellos mismos. Los espressos fueron servidos correctamente, mostrando un café interesante, de crema correcta, de aromas tostados y achocolatados, de cuerpo medio, sabor profundo a frutos rojos, y acidez media, que se acentúan a medida que la temperatura cede. Acompañamos con deliciosos macarrons que maridan perfectamente. Sirven un vaso con agua para acompañar la experiencia (lo destacamos porque no suele suceder).

La pastelería es de lujo, hay opciones de merienda, almuerzo y desayunos, los precios un tanto por encima de la media, pero el lugar lo vale.

IMG-20180805-WA0026IMG-20180805-WA0025

Una grata sorpresa escondida entre las casonas y las vías, de ambiente familiar, con tranquilidad y buen servicio, relajación de fin de semana, y sobre todo un rico café.

IMG_20180805_140146503

En resumen, Olivos se presenta como una atractiva opción de tour gastronómico, donde el café de especialidad va in crescendo y apuesta a que su costa y el café crucen sus aromas en una experiencia diferente.

 

****

Malagrino

Corrientes 321 (Olivos)

Bs. As.

 

****

Bike & Coffee

Ricardo Gutiérrez 911 (Olivos)

Bs. As.

logo

bar, hamburguesas, Uncategorized

CARNE: exaltación de las verduras

IMG_20180709_140309456

 

Nunca es bueno comparar, pero es divertido.

No se discute que Jennifer Aniston y Jennifer López son dos de las actrices más hermosas del cine. La revista People las han distinguido con ese título en diferentes años. La revista Forbes las ha incluido dentro de las personalidades del arte más influyentes de las últimas décadas. Comparten un mismo nombre, un éxito parecido y son amadas por gran parte del planeta masculino y también femenino.  Sin embargo, hay algunas diferencias que las hacen únicas e irrepetibles: la Aniston es una rubia, cuyo glamour, discreta inocencia y estudiada ingenuidad la han hecho famosa dentro del mundo cool de principios de este siglo, siendo objeto de imitación de muchas chicas que aspiraban a su pelo siempre perfecto, a su aura angelical y por qué no, al hecho de tener al lado un rubio como Brad Pitt, un tanto insulso, pero extremadamente buen mozo. La López, en cambio, gana por ser la latina fogosa, de curvas irresistibles, cuya genética lleva ritmo y un conocimiento de todos los aspectos de la vida real, más allá de los cuentos de hadas.

Salvando las enormes distancias, las Burgers tampoco deberían ser objeto de correlación, aunque es gracioso compararlas. En los últimos tiempos, la oferta de hamburgueserías de la nueva generación nos lleva a darle una vuelta de tuerca al concepto del Burger como algo rápido, grasoso, sabroso y omnipresente en todo reducto callejero o semicallejero en las grandes ciudades. Es así como los típicos acompañamientos de queso derretido y verduras tradicionales se transformaron en “toppings” y los condimentos del Patty de cancha pasaron de la mayonesa caliente de pomo y la Savora de sachet, al alioli de cilantro, la mostaza de Dijon y la barbacoa Jack Daniels.

IMG_20180709_132101659

Como último topetazo de glamour, llegó CARNE, de la mano de Mauro Colagreco, un chef superfamoso y reconocido que intenta combinar la asepsia de los productos orgánicos con el sabor de una buena burger, consumida en un templo preparado ad hoc. Es así como desde sus diferentes locales viene a ofrecer un producto cuidado desde los mismos orígenes. Pequeñas fincas productoras de verduras sin abonos, pesticidas ni cosas raras; carnes de la mejor calidad, panes artesanales, fabricados con el mejor esmero y una ambientación acorde al concepto.

Visitamos el local de San Telmo (en varias ocaciones), en donde se respira un aire de hamburguesería americana, muy limpia, en donde la ecología parece estar presente en todos los rincones. Mesas bajas, altas, mostradores pulcros, organización esmerada en las filas para cuando el local se llena y un patio ambientado como un quincho en donde disfrutar cuando hace calor. La cocina a la vista, empleados por doquiera para explicar y dirigir, y hasta un periódico propio en donde te comentan la política de la empresa mientras esperás tu orden. Una caja en donde te toman el pedido y un beeper con capacidad de vibrar te separan de los escasos 20 minutos que se toman en concluir tu deseo.

La oferta de hamburguesas es acotada, lo cual se percibe como una ventaja en comparación con ciertos lugares que ostentan largas listas de combinaciones de Burgers que no difieren mucho entre sí. Una clásica, otra completa, una opción choriburger, con hongo y caurtirolo y una vegetariana de girgolas de cultivo y queso grillado Halloumi (de la quesería Juan Grande). Poco y bien pensado.

A la hora de enfrentarnos con el producto, las paralelas comienzan a divergir. Es indudable que las verduras son excelentes, lechugas inmaculadas, como recién cortadas del interior del capullo, el tomate (no era época, por lo tanto, era una cuidadosa conserva preparada durante la estación correspondiente), sabía a tomate y olía como tal. El pan muy cuidado, miga exacta, contenedor, con la cantidad justa de semillas. Las papas, además de seleccionadas, tienen un proceso de triple cocción que las convierten en las verdaderas estrellas del lugar; aquello que hace que todo lo demás valga la pena.

IMG_20180709_133042095IMG_20180709_133046666

¡¿Y la carne?!

Un poco perdida en el conjunto, no difería mucho del típico medallón industrial, (de los buenos, pero industrial al fin), demasiado compacto para lo que estamos acostumbrándonos y aunque de buen sabor, resultó un poco seco.

IMG_20180709_133211998IMG_20180709_133257334

No decepciona del todo; pero uno espera un poco más, teniendo en cuenta la calidad del resto de los ingredientes. A la hamburguesa Homenaje al Queso (que preparan en ciertos horarios), le falta un poco más de queso para que el homenajeado se sienta agasajado. (No se puede hacer doble, ni agregar más queso).

IMG_20180107_123842308IMG_20180107_123836976

Los combos vienen sin condimentos (en muchos casos no hace falta), pero hay algunos potes esparcidos por el local: mayonesa de sabor normal, un kétchup de elaboración propia con tomates orgánicos y una mostaza de Dijon cuyo sabor a acetona no fue de nuestros preferidos a pesar de que muchos se enloquecen cuando la prueban.

IMG_20180709_133125173

“Contra gustos no hay disputas” dice el tema de Serrat. Hay fanáticos de Jennifer Aniston y hay fanáticos de Jennifer López. Ambas son hermosas y si alguna tiene un poco de silicona en alguna parte del cuerpo, no se puede juzgar teniendo en cuenta que el conjunto es lo que debe importar.

CARNE es eso, por más que lo más flojo sea justamente el ingrediente que le da nombre al lugar, la experiencia global es buena. Destacamos el cuidado en los detalles, la limpieza, la atención correcta y la calidad de sus productos (en especial las papas fritas).

La carne te la debo.

 

***

CARNE

Defensa 269 (San Telmo)

CABA.

logo

bar, comida internacional, comida japonesa, Uncategorized

TORI TORI – YAKITORI: viaje al sabor de Japón

IMG_20180730_213400100

A veces es bueno viajar de vez en cuando; claro que es extraordinario conocer otros países, navegar por diversas culturas y sobretodo hacer experiencia con nuevos sabores de distintas cocinas.

A veces no es necesario viajar tan lejos, siquiera tantos kilómetros para depositarse en otro país, pues quizás, si observamos bien, si nos aconsejan sabiamente, y si olfateamos los aromas de las calles, podemos explorar un destino no tan remoto, pero sumamente distinto. Este concepto nos puede llevar hacia los recovecos de Japón donde la comida callejera es una constante, sus rincones con olor a frituras, los pescados que invaden el aire, por distintos pasadizos en donde se encuentran pequeños restaurantes con capacidad para no más de 5 comensales en donde sirven los sushis más sabóreos y también algunas casas que se especializan en los Yakitoris (brochetas de pollo grillado). Para ello no tuvimos que perdernos en la vorágine de Tokio, sino apenas arribar al barrio de Recoleta y adentrarnos en el pequeño espacio que ofrece Tori Tori. En un contexto minúsculo, en donde todo lo remembra a Japón y sus calles inundadas de olores, se genera el ambiente intimista de este restaurant de especialidades japonesas, con un pequeño espacio para unas parrillas estrechas y largas donde se aposentan las deliciosas brochetas de múltiples gustos y estilos, las cuales se encuentran rodeadas en todo su contorno por una barra con varios asientos de madera altos y pequeños. Culmina el breve local con una barra más apartada para 6 personas y dos mesas con sillas altas para 2 personas. 20 cubiertos (conviene hacer reservas). Banderas de Japón, letras orientales, la brevedad del humo y una mezcla de olores que van mutando a medida que el tiempo camina con fatiga. Invade el sésamo tostado, el humo parrillero, dorados dulces, amargos. El sonido: música de rock nipona.

IMG-20180801-WA0056IMG_20180730_210412372IMG_20180730_200120226IMG_20180730_200122170IMG_20180730_200631033IMG_20180730_200642457IMG_20180730_201227164

El menú consta de las vedettes de la casa: Yakitoris (pinchos o brochetas) de pollo en su mayoría, cerdo, lomo, vegetales, pescado y huevos de codorniz. También hay ensaladas, los Onigiris (bolas de arroz envueltas con alga y de rellenos varios) y algunas sopas como acompañamientos, postres mayormente a base de Matcha y gaseosas, vinos, cervezas y bebidas asiáticas.

Nosotros pedimos el menú de degustación de 14 pinchos (con dos ensaladas) para dos personas. Abundante y con una cadencia que permite disfrutar las distintas variedades y sabores cargados de contrapuntos con intervalos que hacen apreciar las bondades de la parrilla y cómo la aceleración cotidiana pasa a un segundo plano. Estamos en Japón y no queremos volver.

IMG_20180730_201306348IMG_20180730_203841937

Este menú de degustación es a elección del chef dentro de las variedades que se ofrecen ese día. Él o la camarera van sirviendo (previamente presentaron las ensaladas: de brotes de soja con salsa ponzu, bastante neutra, y de repollo con salsa de soja, pepino y alga, fresca y crujiente) 3 o 4 brochetas por tandas espaciadas de aproximadamente 10 minutos.

IMG_20180730_211038926IMG_20180730_205827359

Los yakitoris que nos ofrecieron fueron:

Pollo y cebolla con tare, ricos pedacitos de pollo asado a las brasas con salsa tare (salsa de soja endulzada y espesa) que le da un dulzor y profundidad a cada bocado.

Tsukune albóndigas de pollo con tare, también bañadas en salsa de tare, exquisitas y suaves.

Alitas de pollo con salsa de sésamo, con una rica salsa tostada de sésamo que le daba un punto de sabor particular, acaramelado y dulzón ahumado.

Pollo y cebolla con salsa de curry japonés, la cual le otorgaba un picor justo, es un curry más verde, fresco.

Pechuga con yuzu-kosho, una de las estrellas de la noche, con un picor tangencial y el cítrico misterioso que ofrecía el yuzo (una especie de naranja japonesa, esta vez con agregado de algún pimiento de bastante intensidad).

Lomo y verdeo con tare, excelente carne caramelizada y tierna. Gran punto de cocción.

Cerdo y cebolla con tare de miso, buen gusto parrillero y agridulce.

Portobello relleno con panceta y queso, muy ricos y bien cocidos, con sutil gusto a brasa y con la suavidad del queso bien presente.

Salmón rosado, quizás uno de los más ricos de la noche, un salmón tierno, sabroso y laqueado con un punto agridulce. Sublime.

Zuquinis, grillados, acompañaban bien.

Huevos de codorniz con tare, suaves y con la contraposición del tare agregando complejidad.

Kawa piel de pollo con sal marina y tare, crocante, bien preparado.

Pollo y cebolla con sal marina, gran punto del pollo y suavemente alimonado.

IMG_20180730_204433573IMG_20180730_204421547IMG_20180730_203032454

En cuanto a los postres, pedimos:

Flan cremoso de matcha (Té verde), sin querer herir susceptibilidades, el matcha (en las variedades que lo hemos probado) es un sabor que no logramos acomodar a nuestro gusto. Es verdad que el flan estaba cremoso, pero la pátina verde además de darle un simpático colorido también da un aspecto a pintura corrediza. El gusto, como hemos mencionado antes, es el de un té pronunciado con un preponderante sabor a alga (o eso los que nos proponen nuestras papilas). Hay que probar las cosas diferentes, tiene muchas propiedades y toda una cultura detrás, pero digamos que el matcha, es demasiado diferente.

Nostalgia de chocolate, un postre de mousse de chocolate amargo con riquísimos malvaviscos grillados, crocante de caramelo y un toque de umeshu o licor del fruto del Prunus ume (ciruelo japonés). Suave y bastante logrado.

IMG_20180730_212205620IMG_20180730_212328205

El servicio es muy ameno, aceptan tarjeta de débito y cuentan con take-away.

IMG_20180730_200137070

En definitiva, un lugar con una buena atención, ambiente distendido, buenos precios ($945, con un 5% de descuento por pago en efectivo), con comida extremadamente cuidada, frescura de alimentos, preparados a la vista y de excelente sabor, que nos acerca un poco a vernos sumergidos por las calles japonesas, sin tener que viajar demasiadas millas, para cultivar una gran experiencia culinaria.

 

*****

Tori Tori

Ecuador 1175 (Recoleta)

CABA.

logo