Uncategorized

FOSTER NUTRITION: échale la culpa a Houston

 

IMG-20180313-WA0022

Es hora de dejar la nave en piloto automático. Pasados los pormenores de la lluvia de meteoritos que nos apuñalan a diario, nos disponemos a procurarnos el alimento que nos corresponde. Entramos en la sala de almuerzo dispuestos a ordenar nuestra comida. Unas elegantes tablets nos muestran el menú del día, con sus respectivas fotos HD, sus ingredientes y el precio (en Houston estamos pasando momentos de recesión, así que los astronautas pagamos por nuestro alimento). Unos pocos comandos muy simples; el delicado deslizar de la tarjeta de crédito y luego de una firma digital que nunca sale bien nos invitan a esperar la orden en otro salón de pisos de madera y techos muy altos en donde se disponen a modo de peceras los boxes vidriados desde donde retiraremos la comida. El tiempo no es nada a estas alturas. En un segundo la pecera se pone oscura y al momento aparece nuestro nombre dibujado en el vidrio esperando que abramos una puerta para recibir la bandeja.

Foster Nutrition es el primer smart food de Buenos Aires. Un nicho que se puso de moda en algunos lugares (Asia principalmente) y que nos trae la tecnología de la mano de la comida sana. Ambiente minimalista, rapidez del servicio y practicidad a la hora de acceder al alimento.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Podemos elegir entre un menú muy simple y a la vez muy sano. 5 opciones de Ensaladas preparadas con salmón, o con pollo o con las verduras que se te ocurran: remolacha, pepino, rúcula selvática, aceitunas, frutos secos, tomates cherry, o lo que más te guste. Se puede optar por los wraps fríos, de salmón, de pollo al curry o el veggie. Las sopas son muy sustanciosas y un gran logro a la hora de obtener energía para el invierno que se aproxima. Hay jugos naturales con frutas y también verduras: espinaca, manzana, limón, zanahoria, remolacha, etc. y aguas saborizadas muy locas endulzadas con stevia o miel.

IMG_20180306_143652336

Una vez que tenemos la bandeja en la mano, podemos optar por quedarnos en ese salón, decorado con paredes blancas, una mesa gigante y una barra en madera y hierro negros o subir al segundo nivel en donde hay sillones un poco más cómodos y ventanales en donde observar el transcurso de nuestra nave imaginaria. Hay una terraza, pero no estaba habilitada ese día.

IMG_20180306_143502504

No vas a encontrar recepcionistas bonitas, ni camareros que te traen la comida metiéndole el dedo pulgar al plato de sopa, ni vas a tener que esperar horas hasta que el mozo se digne a traerte la cuenta. Ideal para esos días en que no querés ver a nadie o te tocó atender al público durante horas.

¡NO HAY NADIE!

Pedimos una ensalada Caesar y un wrap de pollo al curry. No hay forma de que una ensalada Caesar te salga mal si se sabe colocar los ingredientes. Destacamos los productos frescos y con unos crutones más que deliciosos. El defecto es la cantidad: apenas lo mínimo para que lo llamemos una guarnición. El wrap tenía buen sabor y estaba bien preparado. Nada descollante. Dicen que sobre gustos no hay disputas, pero el agua saborizada que pedimos, la LEMON RUSH de pepino, limón, agua y stevia quedó a medio terminar, no todas las combinaciones son ricas.

Y si de tecnología se trata, el café que podés tomar es Nespresso.

Si sos un freak de la tecnología y la comida sana, te va a encantar. Si odiás esperar por tu comida y vincularte con mozos demasiado amables o totalmente indiferentes, este es tu lugar. Y si tus porciones diarias compiten con la lechuga que le dejaste al canario antes de partir, lo vas a amar. En cambio, si (como nosotros) sos un gordito tecnológico que suele chorrear el teclado de su laptop con pedazos de mozzarella derretida y migas saladas de papas fritas Lays, andá igual para disfrutar del futuro.

Por cierto, si querés un almuerzo completo podés pedir un wrap, una ensalada y una sopa y ahí sí te sentirás satisfecho. No así tu tarjeta de crédito, porque resulta un tanto caro si se opta por más de una comida.

En resumen, un lugar diferente, en donde la tecnología está puesta al servicio de la rapidez, la higiene y la comida sana. Si bien estamos en el microcentro, la casona reciclada nos recibe bien para darnos un momento de tranquilidad durante el almuerzo. Como oferta de inauguración había un 20% de descuento en todas las opciones.

IMG_20180306_143607153

¿Houston?, el futuro ya está aquí.

 

****

Foster Nutrition

Tucumán 422 (Microcentro)

CABA.

logo